USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support

La Historia de Gibson USA


El hogar de las guitarras eléctricas Gibson es “Gibson USA”, inaugurada en 1974 en la ciudad de Nashville, específicamente para producir las guitarras Gibson Les Paul. Aunque la totalidad de la industria de las guitarras sufrió una baja a finales de los años ’70, el espíritu de innovación jamás se desvaneció en Gibson. Para contra restar la creciente demanda por modelos tipos vintage, o antiguos, Gibson recurrió a su extenso historial y re lanzó la versión “dot-neck” de la ES-335 en el año 1981 y la Les Paul con cubierta atigrada color sunburst en 1982. Al mismo tiempo, dos guitarristas legendarios se unieron a nuestra compañía: B.B. King en 1980 con su modelo Lucille y Chet Atkins en 1982, quien aportó un concepto nuevo que se plasmaría en la guitarra acústica de cuerpo sólido, o “solidbody”.

La casa matriz mundial de Gibson se mudó a Nashville en 1984 a raíz de la clausura de la planta de Kalamazoo. La compañía, que en ese entonces pasaba por una complicada situación financiera, fue rescatada en Enero de 1986 por Henry Juszkiewicz y David Berryman. Los nuevos dueños lograron recobrar la reputación de Gibson, empresa destacada por sus productos de alta calidad al igual que por su rentabilidad.

Hoy, las guitarras eléctricas Gibson representan la historia y el futuro de la guitarra eléctrica. Modelos clásicos como la ES-175, ES-335, Flying V, Explorer, Firebird, SGs y Les Pauls-son prueba del gran atractivo de Gibson, el cual se ha extendido por más de cuatro décadas de estilos musicales. La relación cercana que Gibson mantiene con los músicos se manifiesta a través de los modelos exclusivos creados por King y Atkins, al igual que por otros grandiosos artistas como los maestros del jazz Howard Roberts y Herb Ellis. También se refleja en las nuevas Les Paul fabricadas bajo las especificaciones personales de estrellas del rock como Jimmy Page y Joe Perry. En 1994, año en el que Gibson cumplió 100 años, el modelo Nighthawk ganó un prestigioso premio de la industria por su espectacular diseño, abriendo así el paso de otros 100 años que seguro vendrán llenos de innovación y calidad.
 

 
Henry Juszkiewicz
 
Dave Berryman



Las Primeras Gibson Eléctricas


Cuando Gibson comenzó a trabajar en la primera guitarra eléctrica, asumía la responsabilidad de mantener vivo un legado de innovación y calidad cultivado por más de 40 años. La primera guitarra eléctrica Gibson tendría que ser nada menos que la mejor guitarra eléctrica que el mundo hubiera visto.

En la primavera del año 1935, Gibson reclutó al músico Alvino Rey para que ayudara a desarrollar un prototipo de micrófono (o pastilla) con ingenieros de la compañía Lyon & Healy de Chicago. Más tarde el mismo año, el departamento de investigación se estableció en las instalaciones de Gibson, donde el empleado de la compañía Walter Fuller desarrolló la muestra final. Gibson presentó el distintivo micrófono hexagonal con el modelo “lap steel” a finales del año 1935. El micrófono fue entonces instalado en una guitarra arqueada tipo F-hole conocida como la ES-150 (ES son las siglas de Electric Spanish) y la primera fue despachada desde la fábrica de Gibson en Kalamazoo, Michigan, el 20 de Mayo de 1936

¿La ES-150 era ES-150 la mejor guitarra eléctrica vista por el mundo hasta el momento? El músico de jazz Charlie Christian, quien convertiría a la guitarra eléctrica en un instrumento con voz propia, lo creía así. Sesenta años después, la Gibson ES-150 aun se conoce como el modelo Charlie Christian y algunos guitarristas de jazz consideran que el mejor micrófono para interpretar el jazz es el de la ES-150 “Charlie Christian”.

El éxito de la ES-150 se convirtió en una espada de doble filo, pues estableció a Gibson como la compañía productora de guitarras eléctricas más reconocida, pero le impuso el reto de sobrepasar su propia invención. Eso fue justo lo que Gibson hizo después de un corte de producción debido a la Segunda Guerra Mundial.




La Era Dorada de la Innovación


Años después de la Segunda Guerra Mundial, la guitarra eléctrica maduró y Gibson entró en una era dorada de invención. El micrófono tipo P-90, , presentado en 1946, le brindó a los guitarristas poder y versatilidad. Bajo el poderoso liderazgo del presidente de aquel entonces, Ted McCarty, Gibson estrenó dos conceptos nuevos en 1949: La ES-5, primera guitarra de tres micrófonos y ES-175, como la primera guitarra con puntas y cortes (o cutaway) agudos.

La llegada de la guitarra eléctrica “solidbody” o de cuerpo sólido, generó un nuevo reto para Gibson. Al igual que la ES-150 en 1936, la primera “solidbody” debía mantener la tradición de Gibson y al mismo tiempo, adelantarse a cualquier otra guitarra de su especie. Una cubierta tallada y contorneada evocaba los primeros instrumentos Orville Gibson de finales de los años 1800, pero un acabado dorado le añadía un valor insuperable. Con el respaldo de uno de los guitarristas más populares de todos los tiempos, Gibson introdujo el modelo Les Paul en 1952. La Les Paul se convertiría rápidamente en una familia de cuatro modelos: Junior, Special, Standard y Custom - todas clásicas de Gibson hoy en día. Los modelos más importantes de guitarras Gibson portaban de el nuevo puente tune-o-matic, de McCarty, el cual fue fijado por primera vez en la Les Paul Custom de 1954, convirtiéndose en el puente estándar de todas las guitarras Gibson hasta hoy. En 1958 McCarty incorporó dos ideas radicales: una guitarra eléctrica de cuerpo semi-hueco o “semi-hollowbody” y un grupo de “solidbodies” o guitarras de cuerpo sólido totalmente futuristas y exóticas. La ES-335 fue un éxito instantáneo, pues combinaba la cubierta arqueada con un ensamblaje moderno y sólido. La Flying V, la Explorer y la Moderne demostraron estar décadas adelantadas a su tiempo.

Gibson incursionó en los años 60 con dos audaces modelos tipo solidbody, la SG de doble corte en el año 61 y el cuerpo invertido de las Firebirds en el 63. Cuando la era McCarty terminó en 1965, el pilar de los modelos clásicos había sido establecido y Gibson continuó llevando a cabo el legado durante el resto del siglo.