Gibson Memosy Cable


La vida del compositor es muy dura. Como en otros ámbitos creativos, en el mundo de la música parece no haber término medio: o todo lo que tocamos suena a hit instantáneo, o cada riff o secuencia de acordes que se nos aparece se antoja manida, aburrida, plagiada o directamente insufrible a los oídos. Es lo que tiene dedicarse a crear de la nada (una nada relativa, pero nada al fin y al cabo): hay que asomarse al abismo, y unos días lo hacemos con más actitud que otros. Y tino, claro. Y talento, incluso, algunos. Todo ello combinado es lo que podríamos llamar inspiración, algo tan esquivo como... ¡Muy esquivo!
 
Afortunadamente, en estos inicios del siglo XXI, la tecnología nos brinda un buen puñado de opciones para poder recoger sobre la marcha lo que creemos que puede ser rescatable de todas esas ideas que van surgiendo cuando nos sentamos a componer o, simplemente, cacharrear un rato con la guitarra. Sí, precisamente ésas que (a quién no lo ha pasado) siempre pensamos que después recordaremos con total claridad para pasar a darnos de cabezazos contra la cabeza y querer estrangularnos con nuestra 0.10 al darnos cuenta más tarde de que ese riff destinado al panteón del rock se nos ha olvidado. Otra vez.
 
Así que, aquí os dejamos unas cuantas sugerencias para grabarte sobre la marcha y no tener que sentir deseos suicidas por tu poca previsión compositora. ¡Ánimo!
 
Gibson Memory Cable
Empecemos por la principal porque, para qué engañarnos, estás en la web de Gibson y creemos firmemente en nuestros productos. Y el Memory Cable, me vais a disculpar, es uno de los favoritos de quien esto suscribe por su sencillez. Un cable que incorpora un dispositivo de grabación es una genialidad se mire por dónde se mire. Por lo general, el 90% de las veces que se toca la guitarra se hace empleando un cable. Con lo que poder grabar tu señal directa de camino al ampli es útil a muchos niveles. Uno de ellos, por supuesto, para que tus ideas compositivas no se pierdan en el limbo de los grandes hits que nunca fueron (¡porque el guitarrista de turno no tomó medidas para que no se le olvidara!).
 
Tu smartphone
Sea de la marca que sea, y use el sistema operativo que use, tu teléfono de última generación sirve para algo más que hacer fotos,enviar whatsapps y jugar al poker online. Para llamar, por ejemplo. Pero también para grabar esa melodía de voz que se te acaba de ocurrir y que pondrá a fin a semanas de disputas en el local de ensayo, o ese punteo que hará que tu baterista deje de decir de una vez que siempre tocas los mismos arreglos (qué sabrá él... ¡ni que fuera músico! Ejem...). Solo tendrás que usar la aplicación de grabación de voz, voice memo, grabador de sonidos o cómo sea que se llame en tu aparato y que encontrarás seguramente en alguna sección de utilidades. O bajarte una adrede...
 
GarageBand
Como, por ejemplo, GarageBand. Sí, ya, se trata de algo más que una app para grabar sonidos o recordatorios de viva voz, pero es que nos venía al pelo para hilar dos párrafos. En cualquier caso, se trata de una herramienta inestimable para el guitarrista compositor, que en las últimas versiones se ha convertido en todo un estudio portátil. Podrás grabar en formato multipistas, añadir baterías, líneas de bajo, sintes, voces, etc. Además, su encarnación para dispositivos móviles es muy potente y sencilla de usar, de forma que ni siquiera necesitas tener un ordenador cerca. Os aseguramos que merece la pena adentrarse en el siglo XXI...
 
Grabadoras portátiles
Aunque si eres un poco más de la vieja escuela, y no te importa el peso extra, siempre puedes llevar contigo una grabadora portátil. Las hay realmente ligeras y, en fin, portables, de marcas tan conocidas como Tascam o Zoom. Y muchas permiten también la grabación multipista. Hoy en día, los resultados de tu inspiración captados en cualquier lugar pueden descargarse a tu ordenador a través de USB o desde el mismo soporte de almacenamiento (tarjetas SD, normalmente), y una vez hecho a la interfaz de una grabadora, se tardan apenas segundos en estar listos y grabando...
 
Cinta de cassette
Eso sí, si por antigua escuela entiendes todo lo relativo a aquellos tiempos en los que el rewind tenía forma de boli Bic, la cinta de cassette sigue siendo una opción. Aún hay por ahí grabadores a precios de auténtica risa, que te permitirán grabar rápidamente tus ideas. ¡Hey, pregúntale si no a Dave Grohl cómo grabó él sus primeras maquetas!
 
El teléfono
No, no nos referimos a tu smartphone. Eso ya está cubierto más arriba. Hablamos aquí, ya para terminar, de la línea de teléfono de toda la vida. Si eres de los que usa buzón de voz, siempre puedes llamarte en un momentito a ti mismo, y grabar el fruto de tu inspiración en tu contestador. Por qué harías esto en lugar de abrir tu app grabadora o GarageBand no es, realmente, asunto nuestro. Pero una opción, es.