Sí, lo sabemos, hemos estado en el mismo punto que tú. Uno se para a escuchar a grandes maestros del slide, desde los primigenios bluesmen del Delta, hasta figuras más recientes como Duane Allman o Dereck Trucks (foto) o The Black Crowes, y aparece una necesidad de engarzarse un cilindro en el dedo y empezar a navegar por el mástil buscando esos sonidos tan característicos. Demonios, ni siquiera hace falta quedarse en el mundo del blues o el rock de raíces: gente como Josh Homme, de Queens of the Stone Age, han incorporado el slide como parte definitoria de algunos de sus temas (presta atención al I Sat By The Ocean del último disco la banda,...Like Clockwork). 
 
No es para menos. El sonido que produce una guitarra tocada con slide es único y hasta hipnótico. Y desde que a algún bluesmen del Mississippi se le ocurrió cortar un cuello de botella para tocar con él la guitarra, ha cautivado, y sigue haciéndolo, a guitarristas de todo el mundo y todos los géneros. Si te encuentras entre ellos, aquí te dejamos algunos consejos a tener en cuenta para que tu experiencia con el bottleneck sea satisfactoria. ¡Cuidado que engancha!
 
Levanta esas cuerdas
Lo primero que tienes que tener en cuenta es que para tocar slide necesitas una acción alta. Piensa que el objetivo de tocar de esta forma es eliminar completamente los trastes de la ecuación. Cuando pisas las cuerdas, los trastes determinan la nota que extraes de la guitarra. Pero aquí es el propio slide el que lo hace cuando lo deslizamos sobre las cuerdas (sin llegar a pulsarlas, ojo). Lo que permite, además, acceder a todos esos microtonos intermedios entre trastes. 
 
Por tanto, si tus cuerdas están demasiado bajas, lo único que conseguirás es que los trastes se metan en el camino y se conviertan en un obstáculo. El resultado es un tono poco claro, lleno de ruidos desagradables, cortes de sustain, etc., que rompen con ese sonido fluido del slide. Si necesitas la acción muy baja por tu forma de tocar, baraja la opción de dedicar una guitarra al slide. Verás en seguida que hay otros motivos para que ésta sea una opción muy interesante...
 
Afinaciones abiertas
Como, por ejemplo, el tema de la afinación. Muchos grandes temas con slide se han compuesto y ejecutado sobre guitarras con afinaciones abiertas: Re (D) y Sol (G) abierto son las más comunes (D A D F# A D y D G D G B D) respectivamente, así como Mi (E) abierto (E B E G# B E). El motivo es bien sencillo: ya que una afinación de este tipo permite que al tocar las cuerdas al aire o con una cejilla sobre las seis cuerdas, la guitarra emita un acorde determinado, allá donde coloques el slide ocurrirá lo mismo. Es el camino más directo para que (casi) todo suene bien con el slide, especialmente para principiantes. Pero, como enseña la historia del rock, ni mucho menos exclusivamente.
 
Cuerdas y pastillas
Dos elementos a los que también hay que prestarles atención, ya que tú forma de tocar pueden exigir que estos elementos no sean del tipo más compatible con el slide. Por ejemplo, si normalmente empleas pastillas hi-gain, ve planteándote buscar una opción (¿otra guitarra?) con pastillas de menor ganancia, ya que suelen extraer un sonido más cálido y agradable al tocar con esta técnica. Muchos de los tonos de slide que tendrás en la cabeza provendrán seguramente de alguna combinación con PAFs, con lo que pastillas Gibson como las 57 Classics o las Burstbuckers son idóneas. También las P-90, aunque éstas entregarán un sonido más rudo, que puede ser perfectamente lo que estés buscando.
 
En cuanto a las pastillas, los calibres gruesos son más adecuados para el slide. Para empezar, suelen entregar mayor volumen, que no viene nada mal en este caso. Además, el hecho de usar calibres más finos suele tener que ver con buscar cierta facilidad a la hora de pisar cuerdas y hacer bendings. Pero con el slide no tienes que hacer nada de eso, así que nosotros las preferimos gordas.
 
Técnica de manos
Muy importante también en cómo suena una guitarra tocada con slide es, por supuesto, la técnica empleada. ¡Como en todo, claro! Pero en este caso hay un concepto que conviene tener claro: para evitar un sonido demasiado sucio o emborronado, y ruidos no deseados, es interesante al tocar con slide el ser capaz de silenciar las cuerdas que no se están tocando. Se trata de una combinación de precisión y técnica con ambas manos, dejando que los dedos anteriores al slide reposen suavemente sobre las cuerdas, e intentando tapar las que no queremos que suenen accidentalmente también con la mano de la púa. Cuando dominemos esto, obtendremos un sonido mucho más claro, nítido y potente con el slide. Aunque, todo hay que decirlo, muchos grandes guitarristas obvian completamente esta idea, y su sonido es espectacular. Solo tú sabrás cómo obtener el tuyo.
 
Tipos de Slide
Por último, conviene tener en cuenta que los diferentes tipos de slide disponibles en el mercado ofrecerán ciertos matices tonales propios. Los encontrarás de cristal, de cerámica y de diferentes aleaciones metálicas. Cada uno tiene su propia personalidad, pero en general ten en cuenta que: los de metal suelen posibilidad mayor volumen, por lo que son muy populares entre guitarristas acústicos; los de cristal suelen ofrecer un tono más afilado (más cálido el metal y la cerámica), y son más comunes entre guitarristas eléctricos. Nuestro consejo es que te hagas con uno de cada, y experimentes hasta encontrar el sonido que buscas.