Lleváis meses ensayando, los temas están empezando a estar listos, los arreglos decididos, y todo comienza a sonar compacto y listo para, sí, claro.... presentarlos ante el público. El problema es que conseguir conciertos no siempre es sencillo. Tal vez seáis habituales de alguna sala concreta, y tengáis facilidades para cerrar algunas fechas.
 
Pero, ¿qué ocurre cuando ya hemos quemado todos los cartuchos? Siempre llega un momento en que hemos tocado demasiadas veces en el mismo lugar, y las posibilidades de que nos escuche un público diferente empiezan a diluirse.
 
No te confundas: tal vez con ser habitual de un par de salas bien concurridas sea más que suficiente para que tu música se propague como un virus infeccioso y excitante y crees una buena base de fans. Pero no siempre es suficiente, ni divertido, afincarse en los mismos lugares. Llega el momento de explorar nuevos territorios. Es decir, de conseguir nuevos conciertos. Os dejamos unos cuantos consejos para no morir en el intento.
 
Repasa las agendas de conciertos
Si lo que necesitas es encontrar nuevas salas, nada mejor que echar un vistazo a las agendas de conciertos en revistas y publicaciones especializadas. Encontrarás la información que buscas mucho antes que con las páginas amarillas o googleando. Podrás incluso hacerte una idea de qué estilos de música priman en cada sala, y hacer un listado detallado de en qué lugares podríais encajar y con cuáles os interesa contactar.
 
Graba una buena demo
En esto no piensan muchas de las bandas que salen al duro mundo ahí fuera para cerrar fechas de conciertos. Pero no os quepa duda de que no hay mejor carta de presentación que una demo de vuestros mejores temas, bien grabada y mezclada. Merece la pena realizar la inversión, que no tiene por qué ser desorbitada si necesitáis recurrir a un estudio profesional: muchos tienen precios especiales para este tipo de proyectos.
 
Contacta directamente con promotores
Esto significa acercarte a las salas donde se dan conciertos y hablar directamente con los responsables de programación, el dueño de la sala, o el promotor que haya traído a la banda de turno. Preséntate educadamente, sin aires pero sin vergüenza (¡su trabajo pasa por conocer bandas!) y ofréceles tu demo. Recuerda incluir en ella o junto a ella toda la información de contacto necesaria, y algunas pinceladas (¡brevedad!) sobre influencias, experiencias, etc. Haz de esto una rutina cada vez que acudas a conciertos. Y acude regularmente a ellos no solo para disfrutar de la música, sino precisamente para entrar en contacto con salas y promotores.
 
Pero no seas pesado
Y lo decimos en varios sentidos: es importante no cortarse a la hora de contactar con salas o promotores potenciales, pero es directamente contraproducente convertirse en ese tipo que cada vez que te ve te asalta y te recuerda que tiene una banda. Tampoco es bueno, si realizas el contacto por email, adjuntar un porrón de archivos con tus temas, tus fotos, tu info...
 
Monta una web para tu banda
Tirando de este último punto, resultaría pues más que interesante que tu banda tuviera una web (propio, o de alguna de las redes sociales específicas para músicos...) donde alojar y encontrar toda la info necesaria del grupo: fotos, vídeos de conciertos pasados, videoclips, demos, maquetas, biografía, etc. De esta forma, un simple enlace pondrá al promotor contactado por email al día de todo lo que necesita saber.
 
No pagues por tocar
Empecemos poniéndonos todos el listón un poquito arriba... y todas las bandas que están intentando abrirse camino lo agradecerán. Por ejemplo, rechaza conciertos en los que tienes que pagar por tocar, o aquellos en los que se te obliga a vender una cantidad de entradas por adelantado (o adelantar el dinero correspondiente). En estos casos, piensa que saldría más rentable alquilar directamente la sala junto con alguna otra banda (ése es al final el objetivo de estas técnicas, asegurar el alquiler de la sala sí o sí) y organizar el concierto cómo tú quieras, en las condiciones que quieras, y quedándote las ganancias (si las hubiera).
 
Alíate con otras bandas
Ponte de acuerdo con otras bandas para tocar con ellos en nuevas salas. El cartel doble (o triple) tendrá más posibilidades de cara al promotor de atraer público. Y para las bandas también será más agradable tocar ante algo más de público y, más importante, público que no necesariamente conoce a los grupos. Además, formando alianzas con otras formaciones, podrás acceder a salas en las que ellos son habituales y vosotros no, y al revés. Lo que los norteamericanos llaman un “win-win”.
 
También con bandas de fuera
Si estás dispuesto a cruzar las fronteras de tu ciudad, busca grupos afines en otras localidades y buscad ambos conciertos para las dos bandas en cada una de las ciudades. Podéis apoyaros mutuamente facilitándoos alojamiento y backline, además de público. ¡Merece la pena!
 
Intenta telonear a tus bandas favoritas
Si te enteras de que alguno de tus grupos de cabecera toca en tu ciudad, ¿por qué no intentar telonearles con tu banda? No será difícil enterarse de quién es el promotor: contacta con él, despliega tus mejores encantos, ofrécele una demo, invítale a un concierto propio. El no ya lo tienes... ¿qué puedes perder?
 
Haz promoción
Una vez logrado cerrar alguna fecha, comienza la tarea de promoción. No esperes que el promotor o la sala lo hagan todo. Aunque desde luego es parte de su responsabilidad, nunca está demás, y muchas veces es más que necesario, hacer nuestra propia promo como banda.
 
Coordínate con la sala
Pregunta a la sala o al promotor qué puedes hacer para animar la promoción. Primero, por no pisar iniciativas: si ellos van a repartir flyers o posters, tal vez sea contraproducente que la banda lo haga también por su cuenta (o simplemente, un derroche). O tal vez solo vayan a hacerlo en una zona concreta, y vosotros podéis complementarlo en otra parte. Por otro lado, un grupo que siempre se muestra proactivo y con iniciativa para mover conciertos, interesa a cualquiera que se gane la vida organizando esos conciertos.
 
Usa internet, pero no te quedes ahí
Sin duda, las redes sociales son una herramienta indispensable y de gran alcance hoy en día para promover tus conciertos. Úsalas: crea eventos en Facebook, emplea Twitter, y cualquier otra cosa que se te ocurra. Pero no te quedes solo con las redes sociales: muchas veces, un buen y atractivo flyer tradicional en papel puede hacer mucho por atraer gente a tu actuación. Tan solo hay que saber dónde repartirlos con un poco de cabeza.
 
Dalo todo en cada concierto
¿Una de las mejores formas de conseguir más actuaciones? Que cada una de ellas sea inolvidable para el público, los dueños de la sala, los técnicos de sonido... ¡todo el mundo! Eso significa que tienes que darlo todo sobre el escenario, por vacío que te encuentres el recinto. Pero, además, ser amable con el promotor y  todas las personas implicadas en que el concierto pueda celebrarse. Haz que te recuerden, y querrán volver a trabajar contigo.