USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

Cómo sobrevivir a... tu propia página web

Raúl Barrantes
|
09.10.2013
Vivimos en la era de Internet. No sabemos qué nombre y apellidos le pondrán exactamente los historiadores a esta época dentro de unos siglos, pero es más que probable que por ahí vayan los tiros. La Red, todos lo sabemos, ha supuesto una revolución en la que el mundo de la música ha sido uno – aunque no el único – de los principales actores. ¿Qué quiere decir esto? Para lo que nos interesa específicamente en este artículo, algo muy sencillo: hoy en día, hay que estar en internet.
 
Ya seas un solista, un compositor, o el miembro “informático” de tu banda, lo cierto es que tener presencia en internet es actualmente casi una necesidad. Y ponerse las pilas con este tema, bastante imperativo. No se trata de que haya que estar simplemente por estar, a ver si aparece tu nombre por arte de birlibirloque mientras algún incauto trastea en Google y, zas, tu música le cambia la vida para siempre.
 
Estar en Internet significa tener un lugar propio donde no solo puedan aterrizar fans potenciales por accidente, sino que quien quiera buscar información concreta sobre tu banda pueda encontrarla. Y, por supuesto, desde donde puedas contar al mundo tu historia como tú quieras contarla. Para ello, la era de Internet nos ha facilitado en los últimos años esas nuevas herramientas llamadas redes sociales (Facebook, Twitter, MySpace, Bandcamp...), donde muchos grupos concentran su actividad digital ya sea para anunciar conciertos o compartir su música. Pero nada puede competir todavía con una página web bien realizada, donde puedas concentrar toda esa información que puede interesar al fan, al crítico musical o al visitante ocasional.
 
Hoy en día es, además, relativamente sencillo tener una página web aparente, con todo lo necesario para presentar a tu banda en toda su dimensión. Basta con acudir a servicios como Wordpress, registrarse y seguir un puñado de instrucciones para montar una web apañada. Pero, ojo: si te adentras en construcciones más complejas, o aún si decides permanecer en lo básico, hay unas cuantas cosas a tener en cuenta para dominar la web, y que ésta no nos domine. Aquí os dejamos unos cuantos consejos para sobrevivir a tu propia página web.
 
Medita las secciones, incluye las necesarias
Concreción e intención, serían las palabras a aplicar para realizar una buena página web. Y eso empieza por pensar bien la estructura de la misma: ¿qué secciones necesitamos? ¿Qué información vamos a compartir y cómo vamos a organizarla? ¿Realmente es necesaria esa sección de “Equipamiento” que el guitarrista está como loco por incluir para exhibir todos sus pedales?
 
Son preguntas a las que hay que dar respuesta antes de ponerse a trabajar, y para las que hay que pensar siempre en que la navegación del usuario sea rápida y directa, y pueda encontrar lo que busca sin dar demasiadas vueltas.
 


Información en la página principal
No la atiborres, y tampoco la abandones. En lo primero seguimos ahondando en la filosofía del punto anterior: piensa bien qué quieres que el usuario encuentre al aterrizar en tu web, y procura no saturarle de información nada más llegar. Imagina que entras en casa de un colega y, en los dos primeros minutos, intenta contarte todo lo que le ha pasado en las últimas semanas, enseñarte los nuevos discos que ha comprado, esa guitarra nueva que le regaló su chica, y servirte una cervecita o “lo que tú quieras, dime, qué te apetece”. Y todo eso a la vez.
 
Una homepage saturada provoca más o menos la misma sensación. Es mucho más útil organizar la portada como un pequeño mapa de tu web, con botones o menús bien claritos que lleven a las diferentes secciones, una buena foto de la banda con tu logo y, tal vez, tu eslogan, frases o titulares que resuman de algún modo vuestra música. En realidad no es necesario nada más, aunque, por supuesto, existen muchas opciones.
 
To blog or not to blog
Una de ellas, especialmente si decides montar tu web con algo como Wordpress, es la de incluir un blog (o varios). O que tu web sea, directamente, un blog. Pero cuidado: no lo hagas si no tienes intención de actualizarlo con cierta regularidad. Si os parece buena idea, por ejemplo, que la portada sea directamente un blog en el que ir contando la actualidad de la banda, esta gran idea se convertirá en desastrosa si no añadís nuevas entradas en meses: pocas cosas dan peor imagen en una web que la sensación de abandono. Por otro lado, hay pocas formas mejores de dar vidilla al sitio y la propia banda que compartiendo con los seguidores el día a día (o semana a semana) del grupo: conciertos, grabaciones, sucesos en los ensayos, nuevas adquisiciones, nuevas letras, etc.
 
¡Ojo con los reproductores!
Vamos a ser claros y concisos: no, repetimos, NO pongáis uno de esos malditos reproductores que se inician automáticamente al llegar a la portada (o cualquier otra sección de la web). Por favor. No. Lo. Hagas.
 
Facilita el trabajo a los periodistas: fotos, info, bio...
Piensa que, en el mejor de los casos, una buena parte de quienes pasen por tu web serán periodistas interesados en tu banda. Una de las mejores formas de que hablen de ti es que les facilites el trabajo: monta alguna sección donde puedan encontrar fotos de forma fácil, a ser posible en diferentes calidades. Pero también una bio, bien escrita (encárgala si hace falta): muchas veces tirarán directamente de ella para describir al grupo, así que cuida lo que decís de vosotros mismos. Recuerda, además, que un periodista normalmente preferirá acudir a la web que a perfiles sociales, así que tampoco es mala idea incluir al menos algunas muestras de vuestra música fácilmente accesibles en la página.
 
La agenda
Otra cosa que muestra lo viva que está una banda es su agenda de conciertos. Incluye alguna en tu página web, y mantenla actualizada constantemente. Si, además, ofreces enlaces directos a compra de entradas, eventos en Facebook, o incluso herramientas de geolocalización (no es mala idea generar un mapa en el que se vean todas las próximas fechas de un simple vistazo, por ejemplo), mejor que mejor.
 
Presenta tu música de forma clara: reproductores, vídeos
Lo comentábamos a cuenta de los periodistas, pero, ya que montas una página web oficial de tu grupo, ¿por qué no permitir que cualquier pueda escuchar lo que hacéis? Si tienes intención de vender discos comercialmente, no es necesario que pongas toda tu discografía, pero sí al menos algunas muestras, especialmente de cara a nuevos lanzamientos. Usa herramientas que permitan incrustar reproductores en la web, como SoundCloud, o BandCamp, con el que puedes compartir discos enteros. Monta también una sección de vídeo, y comparte unas cuantas actuaciones en directo.
 
Todo esto es material que el fan agradecerá, pero piensa también que alguien interesado en escribir sobre tu banda, o incluso en contratarla, encontrará todo esto muy útil.
 
Sé fácil de encontrar
Esto es, que la información de contacto esté visible y clara, ya sea en la portada (a pie de página, en la cabecera, en un lateral...), en una sección dedicada, o en ambas. De nuevo, no pienses solo en que los usuarios van a acudir a tu web simplemente porque les gusta tu música. Habrá gente que quiera ponerse en contacto con vosotros, con suerte para ofreceros trabajo.
 
¿Y las redes sociales?
Piensa en ellas como extensiones de tu web, y dales un uso concreto y específico. Son herramientas de comunicación estupendas y poderosas, pero nos reafirmamos en que es buena idea emplear una página web como el cuartel general de todo lo que tenga que ver con la banda. Las redes deberían desempeñar funciones determinadas dirigidas a la cercanía con tus seguidores, a anunciar novedades, a dar un poco la tabarra con la agenda de conciertos. Puedes incluirlas incluso dentro de la página, como una parte de contenido más vivo y diario. Pero si os tomáis el grupo con algo de profesionalidad, una web es imprescindible.
 
 
 
 
blog comments powered by Disqus