USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

Cómo usar single coil splits

Raúl Barrantes
|
04.02.2014
Si existen dos auténticas protagonistas principales, de las de las que compiten por el primer plano como antiguas divas de Hollywood, en el mundo de la electrónica para guitarras, ésas son sin duda dos tipos de pastilla que a veces levantan pasiones enfrentadas: las humbucker y las single coils. No en vano son los principales tipos que montan el 99% de las guitarras que se pueden venir a la cabeza en los próximos 10 segundos... Tic, tac... ¿Lo ves?
 
Pero, ¿por qué tener que elegir entre una y otra? Está claro que cada tipo de pastilla, doble o sencilla, tiene su timbre propios - más brillantes las simples, más cálidas y gordas las dobles -, y, por tanto, aplicaciones diferentes. El común de los mortales elegiría claramente una por encima de la otra para tocar surf, del mismo modo, que no te decantarías por la misma para lanzarte a clavar riffs de AC/DC. Pero, afortunadamente, un buen puñado de nuestras guitarras - especialmente varias de nuestros nuevos modelos 2014: Les Paul Futura, Les Paul Classic, SG Standard... - incorpora la opción split coil,  Es decir, la opción de elegir, con algo tan sencillo como apretar un botón (normalmente bien disimulado en el control de volumen o tono), si elegir una humbucker completa o solo una de sus mitades... lo que viene siendo una single coil.
 
La importancia y variedad tonal que esto nos ofrece es enorme. Detengámonos un segundo para echar un vistazo a la distinta respuesta que ofrece cada una de estas pastillas. En esta imagen, sin ir más lejos:
 
 
Aquí vemos la respuesta de una pastilla de puente en frecuencias. La línea naranja corresponde a una humbucker tocando todas las cuerdas al aire, y la azul, lo mismo pero con una single coil. Se puede ver claramente que ésta presenta más contenido en altas frecuencias, y algo menos de graves y medios-graves, así como un comportamiento algo diferente en los medios.
 
 
Aquí, por otro lado, vemos el gráfico correspondiente a una pastilla de puente, naranja también una humbucker, y azul la sencilla. De nuevo, las diferencias especialmente en los agudos y medios-altos es notoria, así como en los graves.
 
Lo que esto nos dice es, sencillamente, que lograremos diferentes timbres con cada una, con lo que poder elegir entre una y otra sin cambiar de guitarra puede suponer una enorme ventaja y un gran recurso sobre el escenario. Pero, ¿cuándo lanzarnos a por el botón de coil split y cuándo quedarnos con nuestra humbucker? Aquí os dejamos algunos ejemplos de aplicaciones:
 
Sonido transparente con chorus. Las single coil son tradicionalmente las más adecuadas para sonidos limpios cuando los queremos brillantes y relucientes. Y especialmente si pretendemos echarles algo de chorus encima, ya que ese extra de definición permitirá al efecto trabajar en las frecuencias que mejor escuchamos. Así que haz uso de ese control de coil-split para tu estrofa tranquila, y vuelve a él cuando en el estribillo te lances a por...
 
Power chords. No nos engañemos: si la humbucker se ha convertido en epítome del hard rock, es porque su timbre es perfecto para esos acordes de quinta cuando queremos que suenen gordos y enormes. Por algo el combo Les Paul-Marshall ha alcanzado el rango de icono. Además, el menor contenido en agudos de una pastilla doble evita que la distorsión pueda mostrar trazas ásperas en la zona alta del espectro, mientras que los medios-graves generosos aportan ese extra de calidez y rotundidad que todos conocemos tan bien.
 
Limpios que repiquetean. Chimey, que dicen en inglés. Ese sonido limpio como de cascabeles que tanto hemos aprendido a apreciar en géneros de corte más pop y a través de amplis tan emblemáticos como los Vox AC30. Aquí, de nuevo, la single coil es la reina (¿has cazado el guiño?), ya que con su mayor definición lograrás que esos agudos salten desde el altavoz como campanillas.
 
Limpios jazzeros. En cambio, en géneros como el jazz, se suele buscar un sonido más calentito, más redondo, oscuro, cálido, o como prefieras describirlo, ya que la cosa es un poco esquiva. Limpio de humbuckers sería una descripción mucho más directa para cualquier guitarrista. Así que mantente lejos de tu coil-split para ese tema jazzero que tenéis en el repertorio.
 
Metal moderno. Parece bastante evidente que las single coil no son precisamente las pastillas más adecuadas para aproximarse a sonidos metaleros modernos, ya sean más o menos “scooped” (ligeritos de medios, vamos) o no. Aquí lo que mandan son las humbucker, precisamente por que su tono más cálido funciona muy bien con las distorsiones high gain. Y porque precisamente esa tendencia a borrar los medios del mapa haría que las single coil sonarán excesivamente estridentes...
 
Distorsiones moderadas o crunch. Aquí ya se trata de gustos y colores. En pasajes rítmicos con algo de saturación en géneros rockeros más moderados, tanto las humbucker como las single coil funcionan a la perfección según el timbre que se busque. La posición del single coil split queda a discreción del usuario.
 
Fuzz. Y si planeas usar algún tipo de fuzz, todo dependerá del tipo que uses. A lo largo de la historia del rock se han logrado grandes tonos de fuzz tanto con single coils como con humbuckers. ¡Tus oídos mandan aquí!
 
 
 
 
blog comments powered by Disqus