USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

Consejos para músicos: el cuidado de tus válvulas

Raúl Barrantes
|
21.11.2012
¿Otra vez con las válvulas? ¿Otra vez con una tecnología de hace décadas que solo seguimos usando los músicos – algo que seguro que haría añicos la lógica de cualquier historiador científico? Mucho nos tememos que sí, porque, a fin de cuentas, esos tubitos de vacío siguen siendo poblando nuestros escenarios, estudios y locales de ensayo por muchos años que pasen y muchos emuladores digitales (cada vez más espectaculares, todo hay que decirlo) que se diseñen.

Ya hemos hablado varias veces de ellas, las válvulas, de por qué son la elección de muchos guitarristas (por su sonido, por el contenido armónico que añaden al distorsionar, etc.) y hasta de qué tipos y modalidades existen y el timbre que puedes esperar de ellas. Pero también hemos advertido que los circuitos basados en válvulas son relativamente frágiles porque, en fin, las válvulas son componentes especialmente delicados. Así que si lo tuyo es tratar a tu amplificador como si de un tanque en pleno campo de batalla se tratara, mejor busca en otro lado. Pero si quieres tener una relación duradera y satisfactoria con estas chicas tan delicadas pero de voz hipnóticamente melosa, sigue cuidadosamente estos consejos.



Usa el stand by de tu ampli
Primera recomendación: si tu amplificador lo tiene, usa el switch de stand by profusamente. Muchos guitarristas poco acostumbrados a amplis de válvulas suelen ignorar este interruptor. Y también es muy común el caso del típico músico inexperto que llega a una prueba de sonido para un bolo en el que le prestan el equipo (ya sea la sala o el guitarrista de la banda con que comparten cartel) y no tiene ni idea de para qué sirve ese botón.

La explicación sencilla, sin meternos en especificidades muy técnicas, es que lo que hace el stand by es situar a las válvulas en (como su nombre indica) espera. Es decir, a las válvulas les llega corriente, pero solo la mínima para que se mantengan en el estado de trabajo óptimo. De esta forma estarán listas cuando lleguen los primeros voltajes provenientes de tus porrazos sobre la guitarra, evitando un sobre esfuerzo excesivo. Ya les exigimos que trabajen más allá de sus límites para generar distorsión, y de esta forma al menos hacemos que el abuso sea un poco más llevadero. Por tanto, es recomendable encender un ampli de válvulas siempre con el stand by activado, dejar que se aclimate durante un minutillo, y entonces levantar el stand by para que nuestro ampli suene. Del mismo modo, cuando lo apaguemos, es mejor colocarlo primero en stand by, dejar correr otro minuto, y entonces apagarlo del todo.

Otra aplicación lógica derivada de este concepto es que, durante los períodos más o menos largos en que no toques, al colocar el ampli en stand by, las válvulas estarán preparadas pero sin recibir corrientes innecesarias. Con lo que no trabajaran en balde, ya sea porque están en línea o porque (aún peor) apagas y vuelves a encender el amplificador (con lo que tienen que volver a alcanzar ese punto desde cero y recibir las corrientes de nuevo de sopetón). Piensa en cambios de guitarra, excursiones al baño durante el ensayo, pausas durante un concierto, etc. De esta forma estarás preservando la vida útil de las válvulas.

Dales tiempo para calentar...
De todo esto se desprende que las válvulas necesitan alcanzar un nivel determinado para funcionar como esperamos que lo hagan. Y que a ese punto solo se llega si les damos tiempo para hacerlo. El stand by es en realidad una medida de protección, pero es el mejor método para permitir que las válvulas “se calienten” sin que sufran demasiado desgaste. En cualquier caso, con o sin stand by, lo ideal es que enciendas tu amplificador y les des un tiempo a las lámparas para que entren en calor, tanto metafóricamente (es decir, que alcancen ese nivel de trabajo) como literalmente (porque notarás que desprenden calor mientras están en funcionamiento).

….pero no te pases
El calor significa, como decimos, que las válvulas están funcionando. Así que es un buen indicativo de que ésta están alcanzado su punto óptimo. ¡Pero tampoco hay que provocarlo! El calor es una consecuencia inevitable de su uso, pero eso no significa que sea bueno: asegúrate de que el ampli tiene ventilación, y que no se sobrecalienta de forma excesiva. Porque, en realidad, el calor excesivo sobre componentes electrónicos puede ser letal para ellos.

Déjalas enfriar...
De esta forma llegamos al siguiente punto: tras su uso, déjalas enfriar adecuadamente. Especialmente si tienes que mover el amplificador. Desde aquí te damos un consejo que algunos querríamos haber recibido antes: nunca muevas un ampli de válvulas caliente. Y si tienes que hacerlo, que sea con más cuidado que el que dedicas a tu pareja en esos días difíciles. Un mal golpe o movimiento sobre un circuito de válvulas calientes puede ocasionar daños muy incómodos... y caros. Y si tienes que tocar las válvulas en caliente, por el motivo que sea, recuerda: ¡queman!

… pero no te pases
Si el calor excesivo no es bueno, el frío tampoco lo es. Y cuando nos referimos a que dejes que se enfríe, ¡no queremos decir que debe congelarse! Del mismo modo que no dejarías tu guitarra en el maletero de tu coche con temperaturas bajo cero (no, verdad), tampoco deberías dejar tu ampli expuesto a condiciones excesivamente frías. Imagina el cambio de temperatura tan radical que experimentaría su circuitería al pasar del ambiente frío al calor generado por sus válvulas (precisamente lo que pretende evitar el stand by). Es una receta para desastre seguro, así que, antes de conectarlo, asegúrate de que está a temperatura ambiente.

Protégelas de golpes
No solo deberían preocuparte los golpes y zarandeos cuando tu ampli de válvulas está caliente. La circuiterías de este tipo son ya de por sí bastante frágiles y delicadas. Las válvulas, sin ir más lejos, conectan con varios pines en su emplazamiento, conexiones que son un tanto de “mírame y no me toques”. Por no hablar de su composición interna, poco amiga de vibraciones. Por tanto, intenta llevar tu amplificador siempre con cuidado: usa cajas protectoras para transporte si te llega el presupuesto, y si vas a llevar tu combo a válvulas sobre ruedas, evita, por favor, los suelos irregulares y las vibraciones específicas. No serías el primero al que un pequeño bache le arruina una noche de concierto y envía su ampli al técnico.

Ojo con las impedancias
Otra de cajón, pero aquí va: si en tu altavoz pone que debe recibir una carga de 8 ohmios, haz el favor de conectarlo a la salida de 8 ohmios de tu amplificador. Lo contrario supondría un estrés innecesario, y que puede resultar fatalmente excesivo, para tus válvulas de potencia y el transformador de tu amplificador (que no solo se desgastan, sino que podrían fallar). Ahora bien, generalmente, no debe ocurrir nada por conectar un altavoz de 8 ohmios a una salida de 4 ohmios. Es decir, desde el ampli puedes conectar de forma ascendente, esto es, que éste “vea” la misma carga que pide o más (desde tu salida de 4 ohmios a un altavoz de 8 ó 16, o de tu salida de 8 a uno de 16, etc.). Pero hacerlo al revés (conectar un altavoz de 4 ohmios a  la salida de 8 de tu ampli) puede ser fatal. Lo ideal, en cualquier caso, es casar impedancias y no jugársela.

blog comments powered by Disqus