USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

Diez hitos en la historia del EB Bass

Raúl Barrantes
|
26.11.2013
Pocos podían vaticinar hace nada menos que 60 años, que cuando los primeros bajos eléctricos salieron de la factoría Gibson, terminarían por convertirse en una de las señas de identidad del rock. Los culpables, claro, no fueron solo los artífices de lo que se conocería como EB Bass, sino los diferentes y grandes artistas que depositaron su confianza en esta línea de modelos, que ya hace seis décadas – un aniversario celebrado este mismo año – reflejó la visión particular de esta casa del mundo de las cuatro cuerdas.
 
Qué mejor forma de celebrar este cumpleaños que repasando diez hitos y curiosidades de la historia del EB Bass... ¡Aquí van!
 
1953, el año del EB-1
No hace falta tener un grado en matemáticas para darse cuenta de que 1953 es precisamente cuando arranca nuestra historia. Ése fue el año en el que el primer bajo eléctrico Gibson salió al mercado. Se llamó EB-1, y presentaba una forma de violín que le emparentaba directamente con el contrabajo. De hecho, durante un tiempo presentó unos graciosos f-holes pintadas sobre el cuerpo, además de un soporte extraíble para poder tocarlo en posición vertical si así se quería. Solo se le llamó EB-1 después de que dejara de estar en producción, en 1958 (para diferenciarlo de los modelo subsiguientes), aunque años más tarde grandes bajistas como Felix Pappalardi, de Mountain, seguían sacándole jugo a un bajo muy particular.
 
Las siglas
No tiene misterio, vaya, pero dejemos constancia: las letras EB de esta familia de bajos significan “Electric Bass”. Con lo cual hablar de los EB Bass en realidad encierra una simpática redundancia. Pero eh, echadle la culpa a la imaginación de nuestros ancestros en Gibson. A fin de cuentas, tampoco es que hubieran muchos bajos eléctricos de producción masiva en aquella época: los primeros habían comenzado a comercializarse en 1951, y anteriormente solo hubo algunos pioneros locales que, aunque dieron forma a lo que sería el bajo eléctrico, no llegaron a lograr éxito comercial.
 
Cuestiones de escala
Una de las características principales que diferenciaban al EB de la competencia, era que presentaba lo que ha dado en llamarse “escala corta” del diapasón. En este caso, frente a la escala tradicional heredada del contrabajo, de 34”, y que empleaban otros fabricantes, el EB se desmarcó empleando tan solo 30.5 pulgadas. Además, su pastilla estaba más pegada al mástil, ofreciendo un tono más profundo.
 
Después del 1, el 2... y el 0
Si lo de las siglas tal vez no fuera el culmen de la imaginación en aquella época, no nos preguntéis qué pensaban al respecto de la numeración. Lo cierto es que cuando el EB-1 dejó de producirse en 1958, su lugar lo ocuparon dos modelos distintos: el EB-2 (lógico), y el EB-0 (ermmm...). Dos animales de muy distinto pelaje, pero con cosas en común, a los que conviene situar correctamente en la cronología.
 
El EB-0
En 1959 (¡ese gran año para Gibson!) apareció un nuevo EB. Las diferencias con el EB-1 eran notorias, ya que durante sus primeros años el EB-0 basaba la forma de su cuerpo en... ¡No, no una SG, como pensaréis muchos! Hasta 1961 su pariente más próximo era la Les Paul Junior. Fue solo a partir de ese año cuando el EB-0 adoptó la forma con que todos lo conocemos, a imagen y semejanza de la Gibson SG. Lo que sí mantuvo fue el mástil de caoba y la escala de 30.5 pulgadas. Y estuvo en producción hasta 1979: actualmente puedes disfrutar de él en esta revisión de Epiphone.
 
Fuzz groove
Es interesante mencionar que entre 1962 y 1965 se produjo una versión del EB-0 que incorporaba un fuzz pasivo en su circuitería. Apareció bajo el nombre EB-0F, claro, y estamos seguros de que en su momento debió causar un gran impresión. Y ruidosa.
 
El EB-2
Más singular si cabe fue el otro modelo aparecido un añito antes, en 1958. Mirándose en el espejo de la Gibson ES-335, el EB-2 presentaba un cuerpo semi-hueco, con un mástil de escala corta (esas 30 pulgadas y media) y esa poderosa pastilla, una Sidewinder humbucker. Años más tarde, en 1966, se introdujo la variante EB-2D, que incluía una nueva mini-humbucker en el puente, a imagen y semejanza del nuevo y estelar miembro de la familia...
 
Abran paso al EB-3
Probablemente el más célebre de todos, tras haber pasado por las manos de superestrellas de la época como Jack Bruce, de Cream, nada menos. Fue en 1961 – durante un hiato en la producción del EB-2 – cuando comenzó a comercializarse este pilar del rock, que redundaba en la escala corta, construcción en caoba, y la forma de SG ya marca de la casa (bueno, de la línea...). La novedad es que al EB-3 se le añadía una mini-humbucker en la posición del puente, ampliando por tanto la circuitería con dos potes de tono y volumen, y un switch de cuatro posiciones. Su éxito fue rotundo: solo del EB-3 se fabricaron 14.000 unidades hasta 1979, cuando cesó su producción, doblando las cifras de sus predecesores más exitosos.
 
Variaciones EB
Del propio EB-3 surgieron a lo largo de los años algunas variantes. Más allá de pequeños cambios y mejoras en su diseño, destaca el EB-3L, modelo idéntico pero de escala larga (que nunca superó en ventas al original). Más particulares fueron otros miembros de la familia con una vida más bien corta. Como el EB-4L, que apareció en 1972 y que incluía una única super-humbucker, compuesta por nada menos que cuatro bobinas. O el EB-6, un bajo de 6 cuerdas y escala corta muy cotizado en el mercado de coleccionistas.
 
En la actualidad
Hoy por hoy, existen tres modelos que mantienen vivo el legado del EB. Concretamente, el Gibson SG Standard Bass, por un lado, que combina lo mejor del EB-0 y el EB-3, con su escala corta, su forma de SG y la combinación de humbucker y mini-humbucker. Por otro, están las versiones contemporáneas del EB-0 y el EB-3 de Epiphone: el Epiphone EB-3 Bass, y el Epiphone EB-0 Bass. Las siglas, en el caso de Gibson, se las ha quedado el actual EB Bass, aunque en el fondo sea un animal de pelaje algo distinto.
 
blog comments powered by Disqus