USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

El gran balance del Festival Estéreo Picnic

Texto y Fotos: Julián López C.
|
09.04.2013
Un fin de semana lleno de música, arte, diseño y buena comida fue el balance que deja la realización de una iniciativa que tiene mucho potencial y todo el futuro por delante.

Colombia no ha sido un país totalmente roquero por tradición, tampoco ha sido un país de festivales musicales. No hasta hace unos años. Si bien el rock ha estado presente desde hace varias décadas, se sabe que la gran mayoría de la población tiene afinidad con otros géneros musicales.

Esto no impidió la excelente idea de la alcaldía de Bogotá, que en 1995 creó el famoso Rock Al Parque, un festival que fue una promesa y que  gracias a él han sido muchas las bandas locales que se han dado a conocer, y muchos los artistas internacionales que tocaron en la capital colombiana.

Además, por su aporte y legado nacional, nacieron otros festivales gratuitos como el Hip Hop al Parque, Salsa al Parque y Jazz al Parque, entre otros.

La gratuidad de estos eventos, que se convirtió en su principal atractivo, fue también la principal barrera de entrada para la realización de festivales pagos. Y mientras Argentina, Brasil, Chile y México continuaban con propuestas de avanzada en términos de festivales multitudinarios (Vive Latino, Lollapalloza, Rock In Rio y Maquinaria Fest.), Colombia se quedaba atrás.

Esto no fue un impedimento para el nacimiento del Festival Estéreo Picnic que tuvo este fin de semana su cuarta edición y que demostró que en Colombia están dadas todas las condiciones para hacer eventos de talla internacional, con artistas vigentes y de primer nivel.

Tras cuatro ediciones, la organización del evento puede darse el lujo de decir que puede hacer eventos de calidad sin descuidar ningún detalle: tanto público, como escenario y bandas fueron elementos cuidados de principio a fin.
Mucho tiempo se dijo que Bogotá no podía recibir eventos masivos por la ausencia de un lugar especializado que contara con la capacidad y las especificaciones técnicas y de seguridad necesarias. El lugar que durante años se usó para conciertos multitudinarios fue el Parque Metropolitano Simón Bolívar, que en términos de capacidad es ideal, pero para todo lo demás se queda corto.

Por eso, la decisión de hacer el Estéreo Picnic al norte de la capital -casi a las afueras-, fue muy acertada. El predio llamado Parque Deportivo 222, es un terreno plano, al aire libre y rodeado de naturaleza, con espacio para más de 20 mil espectadores y que se puede adecuar para tener baños, estacionamiento, servicios de salud, carpas de comidas, mercado independiente y dos escenarios simultáneos.

Luego, la fecha fue perfecta pues el Estéreo Picnic pudo tener a artistas que durante ese fin de semana se presentaban en las ediciones brasileña y chilena del Lollapalooza. En dos días, Bogotá tuvo a 12 estrellas internacionales, ¡nada mal!
La inclusión y selección de artistas locales también fue acertada. Los festivales se deben destacar por una oferta musical variada e incluyente. Sean festivales independientes, de rock, o de bandas emergentes, siempre se ha de contar con una oferta variada que además apoye a la escena local.

El Estéreo Picnic invitó 11 propuestas que iban desde el tecno industrial hasta el folclore del pacífico colombiano, pasando por el blues y el Hip-Hop.

Finalmente, la posibilidad de brindarle al público una experiencia que vaya más allá de la música, fue increíble. El Festival contó con lugares en los que el público podía armar carpas, comer y tomar unos tragos, todo en un contexto de diversión y relajamiento.

Un mercado con artículos de moda, accesorios, peluquerías, artefactos vintage y discos de vinilo complementó la experiencia única que es el Festival Estéreo Picnic. De principio a fin, el evento cumplió con las expectativas de miles de personas.
Así, El Estéreo Picnic suma su nombre al  lado de los grandes festivales en América Latina; durante los dos días fueron fácilmente identificables asistentes de Argentina, España, Estados Unidos, México y Venezuela. La propuesta novedosa del FEP hace soñar de nuevo con una escena solida en Colombia, en donde existan espacios para la música, la cultura, la diversidad y el respeto.

Hace poco el periódico El Tiempo se refirió al FEP 2013 como un festival “joven pero no pequeño”, es una de las mejores maneras de describirlo.

Esta vez no fue posible contar con más headliners del Lollapalooza (Pearl Jam, Queens Of The Stone Age o los Black Keys), pero con seguridad para el FEP 2014, la oferta de bandas será simplemente irresistible, superando a la de este 2013.
blog comments powered by Disqus