USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

El sistema CAGED explicado

Raúl Barrantes
|
20.12.2013
Si es la primera vez que escuchas esa palabra, lo que sigue a continuación puede que te descubra algo muy útil, o simplemente te de un dolor de cabeza que no vas a agradecernos precisamente. Si lo de CAGED te suena de algo, puede que la migraña ya la hayas sufrido antes, así que vamos a intentar que al menos el concepto te quede claro, para que puedas decidir si te resulta práctico, o mejor te olvidas de él para siempre.
 
Pero, ¿qué es eso de CAGED?
En realidad no es más que un sistema de visualización o mapeado del diapasón que se basa en cinco formas de acordes. La intención detrás de este sistema es que sea accesible para todo el mundo, ya que se sostiene sobre unos pilares que cualquier persona que esté comenzando a tocar la guitarra pueda conocer: los acordes abiertos de Do (C ), La (A), Sol (G), Mi (E), y Re (D), que son precisamente los que dan el nombre al sistema.
 
Como decimos, cualquier guitarrista por principiante que sea, conoce estos acordes, y por tanto puede empezar a profundizar en la lógica interna de la afinación estándar de la guitarra. Lo que pasa es que, en realidad, el sistema no se antoja demasiado lógico de buenas a primeras. ¿Por qué? Principalmente porque cualquier aprendiz empezará tarde o temprano a configurar su mapa del diapasón a partir de los patrones de las diferentes escalas que todos machacamos cada día (o deberíamos... ejem), interiorizando rápidamente esa forma desconectada, a simple vista, de los acordes en sí mismos. Por otro, porque CAGED funciona un poco como un puzle que hay que armar mentalmente con unas piezas, los trastes del diapasón, que realmente no presentan muescas que encajen unas con otras.
 
Así pues, ¿qué es lo que propone el sistema CAGED? En realidad, simplemente, que cada uno de esos acordes en sus formas abiertas están relacionados secuencialmente a lo largo del diapasón precisamente en el orden del nombre del sistema. Algo que puede observarse y entenderse más fácilmente echando un vistazo a esta imagen que tomamos prestada de Cagedguitarsystem.net:
 
 
La lógica que intenta desvelar la imagen es que partiendo del acorde de C mayor, podemos volver a encontrar ese mismo acorde (Do) a lo largo del mástil pero empleando de manera secuencial las formas de A, G, E y D. ¿En qué medida es esto útil? Por varios motivos:
 
Amplía tu repertorio de acordes
En su utilidad más simple, CAGED sencillamente nos ofrece otra manera de formar acordes en otros puntos del mástil a partir de formas que ya conocemos perfectamente. Por ejemplo, vemos claramente que colocando una forma de A en el quinto traste, obtendríamos también el acorde de C. Si colocamos la cejilla en el tercer traste (completando por tanto la forma del acorde de A, que en su forma abierta presenta cuerdas al aire que aquí hay que mutear o fijar con cejilla), veremos aún más evidentemente que se trata de la forma habitual del acorde de C tocado con cejilla. Si saltamos al octavo traste, y aplicamos de la forma de E, tendremos también un C que nos resultará muy familiar.
 
Más complicadas resultan las formas derivadas de G y D, pero de nuevo podemos comprobar cómo empleando esos acordes ya conocidos podemos encontrar nuevas formas a lo largo de todo el diapasón relacionadas lógicamente entre sí. Si, por ejemplo, partiéramos de A abierto, y quisiéramos encontrar otro lugar del mástil en que tocar A, podríamos seguir la secuencia CAGED, como en esta imagen nuevamente tomada de  Cagedguitarsystem.net:
 
 
Una guía alternativa para conocer el diapasón
En el fondo, CAGED pretende ser un sistema completo e integrador para conocer en profundidad y navegar por el mástil con soltura. Por un lado nos ofrece ese orden en las formas de los acordes, que siempre se mantiene empecemos por el que empecemos. Es decir, si partimos de E, la siguiente forma del acorde que encontraremos será la de D, después vendrá C, después A, etc. Esto es una útil guía nos encontremos donde nos encontremos: si estamos tocando G abierto, sabemos que volveremos a encontrar ese acorde un poco más allá bajo la forma de E, y algunos trastes más abajo con la forma de D, etc.
 
Además, el sistema siempre ofrece notas comunes entre cada forma, de forma que resulta muy sencillo conectarlas. Es decir, siempre, siempre, encontramos notas en común entre unas y otras, como puede comprobarse en las imágenes anteriores. Y tan solo para conectar las formas de G y D hay que dejar “trastes en blanco” (que es precisamente lo que las hace un poco más difíciles de emplear), mientras que las otras son directamente adyacentes. Asimilar por tanto el orden y el cómo montar las diferentes formas para cada acorde a partir de, ejem, las formas de los acordes que dan nombre al sistema, es bien sencillo.
 
Combinado con esto, memorizar la localización de las tónicas en cada una de las formas de los acordes resulta una buena forma de comenzar a navegar el diapasón sabiendo dónde nos encontramos en todo momento, y dónde están las notas que clave que necesitamos tener localizadas. De nuevo, un ejemplo: sabemos dónde está la tónica en la forma abierta del acorde de A, y sabemos que la siguiente forma en que lo encontremos será la de G (con un traste en blanco entre medias, recuerda), de la que también conocemos dónde están las tónicas. Por tanto, ya tenemos las siguientes posiciones en el mástil para la tónica de A (quinto traste, 1ª y 6ª cuerda), y podemos localizar de forma igualmente sencilla las próximas.
 
Como es lógico, esto tiene como última consecuencia que los patrones de la escala mayor pueden formarse y distribuirse en el diapasón siguiendo también la secuencia CAGED: cada patrón contendrá la forma del acorde correspondiente, y se relacionará secuencialmente igual que ellos.
 
¿Y bien? ¿Me tomo otra aspirina y me aprendo todo eso?
Lo cierto es que el sistema CAGED tiene tantos seguidores como retractores. Estos últimos critican especialmente que, en fin, sí que haga falta algún que otro analgésico para enfrentarse a un sistema que conceptualmente es muy sencillo, pero que cuesta bastante comprender. No digamos ya interiorizar.
 
Personalmente, quien esto suscribe opina que CAGED hace algunas cosas muy bien, y otras muy mal. Ofrece algunas nociones interesantes para orientarse en el mástil, pero, al final del día, parece más sencillo aprenderse los patrones de toda la vida y recordar a base de repetición dónde está cada nota, algo que a fin de cuentas acaba llegando solo. Pero esto puede obedecer simplemente a cómo comencé a aprender a tocar la guitarra y a construir un mapa mental que CAGED a veces complemente, y otras parece querer destruir.
 
Por otro lado, CAGED solo se ciñe a acordes y patrones mayores, con lo que no acaba de ser un sistema completamente integral. Pero solo tú puedes decidir si te resulta útil o no. Nosotros solo esperamos haberte podido aclarar (un poco, al menos) en qué consiste. 
 
blog comments powered by Disqus