Desde comienzos de febrero, el dúo angelino liderado por los hermanos Kinski (voz) y Rodax (bajo) inició una ambiciosa gira por varias ciudades de Estados Unidos y Puerto Rico con una original propuesta, luego de presentar una exquisita colección de canciones en tres álbumes lanzados en simultánea: FUEGO, PHOENIX RISING y MAMAWE.

Desde su gira conversamos con Kinski y nos cuenta sobre el proyecto, conciertos y esa gran lista de colaboradores que rodearon su nueva producción.

FUEGO, el primer álbum de la trilogía que grabó el dúo, expone un generoso montaje de ritmos up-beat funky y melodías para bailar. FUEGO fue rápidamente seguido por PHOENIX RISING, un álbum que contiene una rica y variada colección avant-gard de sonidos electro-pop que aunque complejos mantienen un tono sencillo. Para cerrar el triangulo, GALLO grabó MAMAWE, el tercer y último álbum de la trilogía, un magnifico homenaje al world beat electrónico incorporando estilos vanguardistas de la música tradicional latinoamericana.  

Sobre MAMAWE, Kinski nos cuenta: “Esta canción incluye a Graham Nash de Nash de Crosby, Stills, Nash & Young. Un viejo amigo de la escena musical en Los Ángeles. El es un fan de nuestro trabajo y puedo decir que es uno de los puntos altos de mi carrera, sin dudarlo. Más que una canción es el tributo a una larga amistad, fue una colaboración que surgió orgánicamente, trabajamos rápido en la misma, bajo un concepto y el resultado es increíble. Cuando trabajas con amigos el resultado lo sientes en la grabación, te recuerda lo que sucedió en el estudio y al final esas canciones tienen su propia magia”.

Otro de esos grandes colaboradores es el ex baterista de Jet Christopher Cester y quien tiene otro proyecto denominado Damn Dogs. “Es un extraordinario baterista pero también tiene una voz increíble. Es un excelente cantante y necesitábamos una voz para cantar en inglés y fue la obvia opción, en Los Ángeles hay una posibilidad muy natural de colaborar con una serie de músicos que no solo viven en la ciudad o están de paso sino que tienen ese genuino interés de conocer y vivir nuevas experiencias musicales. Es una comunidad interesante, pero todo tiene que ver con esa necesidad de crear, de hacer música, de escribir, de hacer jams. Todos sabemos que la industria musical es difícil, que estamos pasando un momento complicado pero una vez entras al estudio o conectas tu instrumentos y todo se olvida…”.

Y ese listado de colaboradores se completó con Chris Pierce (Brothers and Sisters/Army Wives), Garrett Henritz (Fol Chen), Janelly Russe (Tita), y Julia Rose (Girl with the Dragon Tattoo).
Y el trabajo entre hermanos es uno de los retos interesantes que Kinski ha encontrado junto a Rodax: “Es una relación madura, somos guerreros, hemos llegado a un punto de madurez, confianza, respeto por el trabajo. Ya tenemos esa especia de ‘formula’ que aprendimos con el tiempo. Nos une la familia pero también el amor la música. Nos respetamos por la visión que tenemos, la integridad y también como músicos. Es un excelente complemento, yo por ejemplo hago los posters de la banda, el se encarga de otros asuntos de la banda, nuestras personalidades se complementan y estamos en ese punto ideal”.

Y con esta nueva gira han aprendido a disfrutar de la convivencia y multiculturalismo de la carretera y sus ciudades: “la gira nos demuestra esta nueva realidad que tenemos en el país. En cada ciudad vemos estas dos culturas que se mezclan, latinos hijos de ambas culturas que hablan ambas lenguas y entienden la música y sentimiento del rock o el mariachi. Es un nuevo mercado, una nueva realidad y hay mucho trabajo por hacer, la idea es salir, visitar, conocer, estar en lugares que no hemos visitado antes y no solo presentar nuestra música sino también oír y conocer lo que hay en esas ciudades y rincones de Estados Unidos. Y nosotros somos el resultado de esa mezcla de culturas. Crecimos en Los Ángeles, nuestra familia de México y nuestro desarrollo es más sobre incluir culturas, aceptar y tomar lo que nos gusta y lo que nos fluye en la sangre. No se trata de separar sino apostar a la tolerancia, ese también es el mensaje de nuestra música y el resultado de ese maravilloso encuentro de dos culturas”, explica Kinski.

Después de más de 10 años llevando a las audiencias del mundo su música alternativa, Kinski y Rodax decidieron formar GALLO en el 2012 y rendir homenaje a sus influencias que van desde electrónica y pop hasta disco y punk rock. Kinski y Rodax son veteranos de la escena musical internacional. Cuando estuvieron de gira con su banda de rock Monte Negro, compartieron escenario con una gran variedad de superestrellas que va desde Gwen Stefani y Nine Inch Nails, hasta Café Tacuba, Zoé y Enanitos Verdes.

Hoy con FUEGO, PHOENIX RISING y GALLO presenta ese trabajo de años, de muchas sesiones de composición y largos viajes. Hoy de forma independiente, GALLO disfruta de la posibilidad de dirigir todo su proyecto musical: “estamos muy felices, no hay presión de disqueras, no hay auto presión, simplemente es nuestro trabajo e integridad. La banda, la música y nuestras canciones son la única prioridad”, puntualizó Kinski.