USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

Entrevista Gibson: Peter Hook (Joy Division & New Order)

Russell Hall
|
28.02.2013
Muy pocos artistas pueden decir en su vida que han sido parte o responsables directos de dos bandas icónicas en el mundo de la música y que han sido influencia fundamental para fans y colegas. Peter Hook es integrante de ese exclusivo club.

Inspirado por un legendario show de los Sex Pistols en Manchester (Inglaterra) en junio de 1976, Hook junto con Bernard Sumner, Stephen Morris y el cantante Ian Curtis crearon Joy Division. Sus dos álbumes de estudio ‘Unknown Pleasures’ (1979) y ‘Closer’ (1980) han sido la base e inspiración del ‘lado oscuro’ de varias bandas como R.E.M., Radiohead e Interpol.

El infortunado suicidio de Curtis en 1980 cortó abruptamente el momento brillante de Joy Division. Luego y junto con el tecladista y guitarrista Gillian Gilbert, Hook y los demás integrantes hicieron la transición a lo que sería un nuevo proyecto: New Order. De su catalogo hay obras maestras, como ‘Power, Corruption & Lies’ (1983).

En su nuevo libro ‘Unknown Pleasures: Inside Joy Division’, Hook ofrece una gran narración sobre el complicado viaje musical de Joy Division. La tragedia y un análisis del lado humano de Curtis. Muchos detalles con un verdadero icono musical.

Recientemente tuvimos la oportunidad de una charla con motivo del lanzamiento de su libro.

¿Cuál fue la motivación para escribir este libro?
Ha existido un lado de Joy Division oscuro que es el que la gente tiene más presente, ese esplendor de la música gótica. Pero creo que hay otros aspectos de la personalidad de la banda y ese lado de Ian que muchos no conocieron. La idea surgió para complementar esa parte, para que haya un contexto más humano y para que sea inspirador para quienes lo lean. Lo que me hizo fijarme en la música – regresando a la primera vez que vi los Sex Pistols – es que entendí que era algo que yo podía hacer. El aura alrededor de Joy Division de alguna forma hizo todo más misterioso.

Mientras trabajabas en el libro, descubriste sentimientos o cosas que te sorprendieron?
Hay ciertas cosas que entendí pero muy a mi interior. Una de las más importantes es que me convencí que Ian se enfermó al final de Joy Division, mientras que en realidad es que estaba enfermo desde el comienzo. Eso tiene que ver con mi sentimiento de culpa, lo podríamos decir así, porque estaba muy confundido y molesto por lo que sucedió. Persuadiéndome que eso ocurrió solo al final me ayudo a vivir un poco más en paz. Pero nada más. La única conclusión es que nadie podrá entender porqué él hizo lo que hizo, en esa noche en particular. Qué lo llevo a hacerlo? Que lo hizo pensar que no había esperanza o futuro? Yo estuve con él el viernes anterior a su muerte y lo vi fantástico. Sigue siendo un asunto muy frustrante y hay existen sentimientos de rabia y culpa. Pero eso es lo que pasa con los suicidios. Un suicidio siempre deja a alguien detrás, esperando que hubiese hecho algo más y sintiendo cierta culpa de que no se hizo lo suficiente.

¿Hay indicios en sus letras de todo lo que estaba viviendo?
La forma como las expresaba era increíble. No había vacios. Quizás no entendías las figuras en las letras pero sentías el espíritu de las mismas. Sus letras, especialmente en ‘Closer’ iban en contra de lo que él era como persona. Si lo hubiéramos visto llorar sentado en una esquina quizás hubiéramos dimensionado que debíamos prestar más atención a sus letras para entender lo que pasaba. Pero no pasaba nada de eso, se veía muy normal, muy animado y lleno de confianza. Nada hacía dudar de eso antes de lo que sucedió. Como vocalista y líder era como un tornado y lo veíamos feliz, sonaba muy bien.

Hablemos un poco de música. Es cierto que no estabas satisfecho con el sonido de las primeras grabaciones de Joy Division?
Lo que pasa y lo he entendido luego, es que en un lapso de aproximadamente seis meses, pasamos de escribir canciones de punk crudo y directo a escribir hermosas y canciones muy maduras de rock adulto. Pero lo curioso es que nos seguíamos sintiendo como punks, especialmente Bernard y yo. Y queríamos que nuestro primer disco sonara de esa forma, como los Sex Pistols o The Clash. Martin Hannett, nuestro productor, creo este maravilloso disco con un sonido impecable. Creo que se debe a nuestra juventud, el hecho que no entendíamos eso. Seguíamos en ese punto donde queríamos impactar y ser muy agresivos. Martin nos dio un gran álbum que estará vivo por siempre, así seas un chico de 21 años que ama el punk, solo querías que durara cinco minutos. Hoy oyes el disco y estoy muy feliz de que no se hizo a mi manera.

¿Cómo aprendiste a tocar el bajo?
Aprendí escuchando discos de punk. Eso era lo único que hacía. Hubo un momento en el que compre el libro de Palmer Hughes ‘How to Play Rock 'N Roll Electric Bass Guitar’ pero eso solo duró cinco minutos. Lo único bueno del libro es que tenía unos stickers donde te indicaba el lugar de las notas. Me divertí mucho poniendo esos stickers en mi bajo. Nunca fui muy bueno haciendo las cosas según las reglas. Aprendí en los ensayos, de una forma un poco primitiva, es la misma de hoy, solo toco con tres dedos

¿Ser autodidacta es una buena cosa?
Esa es una de las cosas que no quiero que mi hija haga es tener lecciones de música. No puedes aprender formalmente, no tienes que tener ideas preconcebidas. Nadie te puede decir que hacer o como hacerlo. En una forma extraña tu música vive en una burbuja. Si alguien nos hubiera dicho lo que debíamos hacer quizás no hubiésemos hecho la música tan buena que hicimos.
¿Hubo algunos bajistas que quisiste emular?
Solo Jean-Jacques Burnel, el bajista de The Stranglers. Su estilo era agresivo, tenía una mezcla alta y se acomoda perfectamente a mi ego (risas).
 
¿De dónde viene ese fuerte sentido de la melodía en tu estilo de tocar?
Creo que le debo dar crédito a mi madre y padre. Esta en los genes. Yo tenía 21 antes de comenzar a tocar, sin ninguna experiencia. Si no hubiera ido al concierto de los Sex Pistols jamás hubiera descubierto el bajo. Además si no hubiera comprado un muy mal amplificador de bajo, hubiese sido un bajista normal. El primer amplificador me costó 20 dólares, sonaba horrible. Solo me podía oír tocando notas altas en las cuerdas y eso me encantaba, de hecho yo toco las líneas melódicas en la parte alta del mástil. Ese sonido llevó a la banda en general y era un constante reto musical para mí. 

¿Cuál fue tu primer bajo?
Era una copia de un SG. Todavía lo tengo. Luego me pasé a un Gibson EB-01. Siempre he encontrado un gran sonido en los Gibson, un poco distorsionados, pero de forma buena. Me gustan los bajos Gibson porque el mástil es angosto. Luego use un modelo custom-made con las mismas características, excepto por el mástil de escala larga. Ojalá lo hubiese conservado ese EB-01 pero lo tuve que vender cuando recibí el custom-made, porque necesitaba dinero.

¿Sumner tocaba Gibson?
Siempre usó Gibson . Su primera guitarra fue una copia de una SG, que él mismo modificó. Luego usó Shergold, Y cuando visitamos Estados Unidos fue Manny’s en Nueva York y fue ahí donde se enamoró de una Gibson SG roja. Por fortuna era usada, de lo contraria no hubiésemos podido comprarla. Nunca pudimos entender porque tenía esa etiqueta de usada porque se veía en perfecto estado. Bernard usó esa guitarra durante muchos años luego usó otras cuando comenzó a experimentar sonidos. La guitarra que más usa desde entonces es una ES-335, él realmente es un aficionado de Gibson.

¿Cuán difícil fue comenzar New Order tras la muerte de Curtis?
Tuvimos que aprender un nuevo método para escribir, de componer sin Ian. El era como un líder de orquesta. El oía y nos decía cuales notas eran fantásticas, en cuales nos debíamos enfocar. Esto mucho tiempo antes de nosotros tener una grabadora. Sin él teníamos que grabar todo y luego oír cada parte y elegir lo mejor. Fue aprender un nuevo estilo de composición, de una manera diferente. Otro problema fue que la muerte de Ian realmente afectó a nuestro productor Martin Hammett, que realmente amaba la forma de cantar de Ian. Martin parece que perdió un poco el cariño para con nosotros.

Pero obviamente encontraron ustedes el camino…
Tuvimos muchos obstáculos, pero no creo que se hayan resuelto rápidamente. Creo que todo ocurrió en un periodo de dos años. Era un grupo diferente pero recuperamos la fuerza. Si oyes ‘Movement’ escuchas un disco de Joy Division con las voces de New Order, voces frágiles, muy diferente a la de Ian. Y luego tienes ‘Power Corruption & Lies’ ya era un disco de New Order, con las voces de New Order. La diferencia musical se había completado. Encontramos nuestra base.

Ahora escribes un libro sobre New Order. ¿Tiene una aproximación diferente a la historia que conocemos?
La historia de Joy Division estuvo manchada por dinero o sexo o drogas. Fue un tiempo verdaderamente honesto, trabajamos muy fuerte todos en ese momento, Cuando llegamos a New Order empezó una nueva historia, más normal y aproximada el rock. Cada cliché sobre sexo, drogas y rock and roll en New Order, realmente era yo (risas). Pero lo que sucedió con New Order es que esa banda fue clave en muchos movimientos y culturas musicales. New Order tiene una historia muy interesante. El próximo libro tendrá un sentido diferente.
 
Foto: HarperCollins/Julien Lachausee
blog comments powered by Disqus