Gibson Custom Joe Perry 1959 Les Paul

Algunas guitarras son inolvidables, incluso para estrellas como Joe Perry quien ha visto pasar más guitarras por sus manos que muchos de nosotros en toda una vida. Su 1959 tobacco sunburst Gibson Les Paul Standard es uno de esos instrumentos únicos.

La guitarra, la “Joe Perry 1959 Les Paul” es el nuevo instrumento fabricado por Gibson en una edición limitada, todo bajo el cuidado y detalles específicos que una recreación como estas necesita, en esta ocasión por Gibson Custom Shop.

La guitarra original acompaño a la estrella de Aerosmith en el estudio y durante gran parte de las giras de finales de los setenta, apareciendo en álbumes clásicos como ‘Draw the Line’ y ‘Live! Bootleg’, además de acompañarlo en varios shows durante esa época. Un ejemplo, es la foto interior del disco ‘Live! Bootleg’ donde se ve a Joe con su adorada Gibson.

“Tiene todos los elementos que una gran Les Paul esta supuesta a tener. El mástil no es tan grueso como puede ser el de una’54 Goldtop pero sigue teniendo un mástil con mucha sustancia. No es una guitarra con muchas variaciones pero si tiene un gran tono… además tiene ese sustain natural, ese calor y cuando la conectas simplemente empieza una gran explosión”.

Perry no recuerda exactamente cómo adquirió la guitarra, pero cree que fue en una de esas “intercambios de media noche”.

“En esa época esos intercambios de instrumentos era algo regular. Una noche tuvimos un show con los New York Dolls y recuerdo que intercambien la guitarra de Johnny Thunders por una TV Model de dos pastillas P90. Me encantaba el sonido, fue algo impulsivo e hicimos el intercambio. Era algo muy común”.

“No tenía muchas guitarras en esa época. En un momento tenía una Les Paul SG con tres pastillas que alguien me prestó. Luego, una ’59 Les Paul, era mi Les Paul. Tuve un par de Junior y una negra con tres pastillas que iba y venía. Todas las Les Paul de 1959 son instrumentos espectaculares y esta fue mi primera.

“Creo que la mayoría de las Les Paul fabricadas en 1959 hacen parte de un inventario. (El famoso coleccionista de guitarras) Perry Margouleff me cuenta que cerca del 80 por ciento tienen registro y se les hace un seguimiento cada año con sus dueños y la mayoría hacen parte de colecciones que no van a cambiar de lugar. Pero cada una de estas guitarras tiene su propia historia. ¡Tienen 54 años de edad! así que cuentan con tantas historias y experiencias en cada instrumento…”.

Y la historia de Perry y su Les Paul tienen muchas historias e incluso hay 35 años separados. Y Slash, Eric Johnson, el guitarrista de jazz Gerry Beaudoin y la leyenda del rock de Boston Billy Loosigian todos hicieron han hecho parte de esta guitarra.

Las historias sobre la guitarra de Perry y cómo pasó entre diferentes dueños no son claras… El recuerda que en algún momento necesitaba dinero y recuerda haberla vendido por 4.500 dólares pero no recuerda más detalles. Otros, incluyendo a Loosigian, creen que llegó manos de la tienda de instrumentos East Coast Guitars en Cambridge (Massachusetts) junto con otros elementos por Elyssa la primera esposa de Perry, luego de su divorcio.

Loosigian entró a la tienda en la calle Elliot Street un día, donde alguna vez trabajó, y vio la guitarra, la reconoció. “Esa era la guitarra de Joe inmediatamente. La compré por 4.200 dólares además de una Firebird que había arreglado. La guitarra tenía algunos cambios en el diapasón, unas clavijas de plástico japonesa. Las pastillas no tenían cubierta, y pasé un tiempo arreglándola y tratando que volviera a su estado original. Le puse unas clavijas Kluson y cubiertas de pastillas Gibson, además de arreglar el traste. 

Loosigian usó la guitarra en el álbum de Andy Pratts ‘Fun In The First World’ (1982) y grabaciones con la leyenda del punk ingles Willie Alexander, una banda a la que Loosigian acompañaba regularmente.

En marzo de 1987, luego de adquirir otra Les Paul 1959, Loosigian vendió la guitarra de Joe Perry a Beaudoin, un muy respetado guitarrista de jazz, además de ser profesor y experto en instrumentos. Varios días después, Loosigian vio el instrumento en un show cuando Eric Johnson la tocaba. La guitarra fue a casa con Johnson, donde Perry tiene la última referencia de su paradero.

“En 1984, cuando Aerosmith regresó a la acción, decidimos salir con la gira ‘Back In the Saddle Tour’”, explica Perry. “Recibí una llamada de alguien que decía representar a Eric Johnson diciéndome que él tenía mi guitarra, que me ofrecía vendérmela por el mismo precio que él había pagado. En ese momento no tenía el dinero, la banda recién estaba de regreso, me acababa de casar y mi esposa estaba embarazada. Le agradecí y realmente agradecí el gesto”.

“Años más tarde estábamos trabajando en el segundo álbum con Bruce Fairbairn [‘Pump’, 1989] y tenía un poco de dinero extra para volver a recuperar mi colección de guitarras. Entonces era el momento para tener esa Les Paul de vuelta”, cuenta.

“Decidí empezar a buscarla y empecé a hacer algunas llamadas con amigos para buscarla. Y un día en el estudio hablando con Brad (Whitford) me dijo que sabia donde estaba la guitarra. Me enseñó una edición de la revista Guitar Player y ahí estaba una historia sobre las guitarras de Slash y ahí estaba en el centro de su colección. No hubo necesidad de hacer un gran trabajo de detective”.
La guitarra fue fácil de reconocer, gracias a un detalle muy particular, el desgaste en la madera junto a una de las perillas del volumen, detalle que se recreó con exactitud en la Joe Perry 1959 Les Paul.
“Llamé a Slash para hablar sobre la venta de la guitarra y me dijo que no le pidiera eso. Le dije que entendía cómo se sentía y que realmente la quería de regreso. Hablamos un rato y antes de colgar me dijo que me avisaría”.

“Nuestras llamadas se hicieron esporádicas con el tiempo. Somos buenos amigos así que podíamos hablar al respecto, pero igual valoraba nuestra amistad y una guitarra no sería motivo para arruinarla. Cada vez que hablábamos de alguna manera soltaba pistas sobre la guitarra pero creo que era incomodo para él decirme que no. En una ocasión estábamos en Paris con Steven (Tyler) y los muchachos de Guns N’ Roses y le dije a Slash que si un día quería venderla que me avisara, y que no lo molestaría más porque no quería que la guitarra se interpusiera en nuestra amistad”.
Lo que Perry no sabía es que Slash ya había iniciado una especie de ‘conspiración amistosa’ para regresarle su guitarra. En el 2000 Perry estaba a punto de subirse al escenario con Cheap Trick, para celebrar su cumpleaños 50 y un técnico le pasó la guitarra justo antes de subirse a la tarima con una nota que decía “Slash dice: Feliz cumpleaños”

“Quedé totalmente en shock y obviamente esa fue la guitarra que use el resto de la noche. Cuando la tome sentí esa sensación en las manos y dedos de que la guitarra regresaba a mí. Se ajustaba perfectamente a mí e instantáneamente recordé cada uno de los detalles de esa guitarra.
“Creo que Slash solo la tocaba en el estudio y alguna vez que llame, de nuevo para agradecerle me contó que tres semanas después de haberme enviado la guitarra, había recuperado su favorita ‘top hats’, una que había sido robada…”, Karma.

Desde que recuperó la guitarra, Perry no la ha dejado y de hecho lo ha acompañado en la gira de invierno con Aerosmith, tour que incluyó una parada en Nashville, específicamente en el Gibson Custom Shop.

“Ellos hicieron un gran trabajo en reproducir esta guitarra” dice Perry. “La única diferencia, tal como lo dice Duane Allman, es que es un poco más rubia que la mayoría de las ’59 tobacco bursts”.
Esta serie limitada, la Joe Perry 1959 Les Paul tiene 50 guitarras curadas a mano y firmadas por Perry, otras 100 curadas y 150 con el acabado Gibson VOS Process.

Esta guitarra con el acabado y tratamiento de maderas ha sido realizado manualmente y con mucho cuidado con la única idea de reproducir las características de uso, tiempo y que sea tan autentica como la original, no solo en su look sino también en todo el hardware. El mástil ha sido trabajado en una sola pieza de caoba y con el perfil que tiene el instrumento original, con las medidas exactas e inclinaciones de la guitarra de Joe. Además un diapasón en una sola pieza de palo de rosa, con los trapezoides idénticos a la de la original. Un set de clavijas Kluson Deluxe se han incorporado, además de un cordal de aluminio ligero, el Puente ABR-1, el encuadernado crema tradicional y vintage, perillas tipo ‘Top Hat knobs’ y golpeador (pickguard) de plástico color crema, destacando ese look vintage de esta gran guitarra. 

Y la Joe Perry 1959 Les Paul suena de tal forma y precisa como su look lo demuestra, gracias a un par de pastillas Custombucker humbucking diseñadas para acercarse a las originales PAF que tienen la guitarra de Joe. Cada uno está fabricado con magnetos Alnico 3, 42 AWG.
También se detecta 8k ohm en la pastilla del mástil y un poco más ‘caliente’ con 8.5k ohm en el puente. Los controles incluyen el tradicional e independiente control de volumen y tono, con “bumble bee” tone caps y una palanca selectora de tres posiciones tipo Switchcraft™.

La Joe Perry 1959 Les Paul es el tercer modelo hecho por Gibson que tiene que ver con Joe Perry. También están la Joe Perry Boneyard Les Paul y la Signature Model, fuera de producción.
“La re edición es el ultimo testamento de la historia de esta especifica guitarra, no es un modelo signature, aunque he firmado 50 de ellas. Es un saludo a la longevidad de la guitarra.
“Al final del día, nosotros solo estamos pidiendo cosas prestadas en la vida, vienen y van. Pasó por mis manos, regresó y pasará a otras manos cuando mis dedos estén fríos y muertos”.

El romance entre Perry y Les Paul comenzó a finales de los sesenta, antes de la formación de Aerosmith. “Jeff Beck venia a Boston a tocar shows los fines de semana y salía de mi trabajo regular para verlo, era algo sagrado. Cuando regresaba el lunes a mi trabajo, sabía que tenía que tener una Les Paul”.

Perry intercambio la semi-hollowbody que tenía por una Les Paul Gold Top con pastillas P-90 que estaba en los muros de la tienda de instrumentos en Lawrence (Massachusetts). Esa misma guitarra y la segunda Gold Top con P-90 que era de Whitford, fueron usadas en la grabación del álbum debut de Aerosmith que lleva el mismo nombre de la banda.