Aunque el uso de teclados parece ser más prominente dentro de la esfera del rock progresivo, gracias a figuras de la talla de Rick Wakeman y Keith Emerson, la guitarra también ha hecho contribuciones bastante notables al género, gracias a una serie de talentosos exponentes de la magia de las seis cuerdas. Tomando esto en cuenta, a continuación les ofrecemos 5 álbumes que reflejan este despliegue, en orden alfabético por artista:
 
EMERSON, LAKE & PALMER ‘Trilogy’ [Atlantic-1972]  
Greg Lake es ampliamente reconocido por sus talentos como cantante, bajista y compositor, primero con King Crimson en su impresionante debut, ‘In the Court of the Crimson King’ [Atlantic-1969] y luego con Emerson, Lake and Palmer. Pero con estos últimos, Lake ha hecho contribuciones significantes con la guitarra, especialmente en temas acústicos de su autoría como “From the Beginning”, el cual no solo muestra la destreza de Lake en la guitarra acústica y eléctrica, respectivamente, sino que es uno de los temas clásicos del rock progresivo. ‘Trilogy’ es de por si una joya de álbum y uno de los momentos musicales brillantes de la primera etapa de ELP.



 
GENESIS ‘Nursery Cryme’ [Charisma-1971]
Aunque goza de bastante acogida dentro de las filas de la fanaticada de Genesis, Steve Hackett ocasionalmente pasa por desapercibido entre aquellos que disfrutan del rock progresivo y el rock en general. Pero no cabe duda, para aquellos que han seguido su trabajo de cerca, que Hackett con su guitarra ayudó a establecer la sonoridad de Genesis, aportando su estilo único al material de la banda durante los años 70. Entre estos discos, cuya influencia aun se siente décadas después—Trey Anastasio, cantante y guitarrista de Phish es solo una muestra de esta influencia—‘Nursery Cryme’ es donde Hackett realmente se destaca, particularmente en “The Music Box”, tema fundamental del repertorio de Genesis.
 



KING CRIMSON ‘Discipline’ [Warner Bros–1981]
Robert Fripp es una figura icónica del rock y del género progresivo en particular, y su trabajo innovador en la guitarra, dentro y fuera de King Crimson, le ha otorgado tan alta distinción. Su reformación de King Crimson en 1981, luego de 7 años de ausencia incluyó a Adrian Belew, otro maestro innovador de la guitarra, llevando a que Fripp compartiera formalmente por primera vez estas funciones dentro de la banda. Esta combinación de estilos dispares pudo haber sido desastroso, sin embargo estos dos monstruosos de las seis cuerdas lograron crear un nuevo capitulo en la historia de una de las bandas mas formidables del rock progresivo. Temas como “Elephant Talk”, “Frame by Frame”, “Matte Kudasai” y “Thela Hun Ginjeet” muestran que aunque rara vez es completamente certera la afirmación de que un álbum está adelantado a su época,‘Discipline’ no solo merece esta distinción sino que además logra reconocer el pasado de Crimson mientras apunta a su futuro.
  




PINK FLOYD ‘Dark Side of the Moon’ [Harvest-1973]
Se puede decir con certeza que la obra de Pink Floyd se alinea al rock progresivo más en términos de concepto que ejecución. Y en ese sentido ‘Dark Side of the Moon’ es la mayor manifestación de ese sentir. David Gilmour logró de manera sutil pero eficaz entrelazar su guitarra en una narrativa de alienación, locura, y las frustraciones que rodean la vida en un mundo moderno, logrando resultados aun alabados, disfrutados y emulados cuarenta años después. Entre la legión de guitarristas que ha influenciado a través de los años, las texturas que logra y sus solos en temas como “Breathe”, “Time” y “Money” son tan admirados como el álbum en si. 
 


YES ‘Close to the Edge’ [Atlantic-1972]
Conocido en ciertos círculos como “el Himno Nacional del rock progresivo” (se puede decir que es muy probable que uno no sea muy afín al rock progresivo si no se es parcial a este álbum), ‘Close to the Edge’ es considerado el pináculo del género y las contribuciones del guitarrista  Steve Howe son ampliamente evidentes en sus tres canciones: la épica canción titular, la sublime “And You and I” y el seudo funk de “Siberian Khatru”. Howe se había destacado anteriormente en ‘The Yes Album’ y ‘Fragile’ [ambos, Atlantic-1971], pero es en este álbum que realmente la variedad de influencias que componen su estilo particular en la guitarra logran manifestarse a cabalidad. Un trabajo magistral dentro de una indudable obra maestra no solo del rock progresivo sino de la música popular en general.