USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

La música de Bond - ¡James Bond!

Raúl Barrantes
|
22.11.2012
Este mes hemos vivido un aniversario ilustre: los 50 años del ‘Love Me Do’ de The Beatles, que supuso el inicio de una carrera que pasó de lo meteórico a lo directamente mítico, trastocando el mundo de la música para siempre jamás. No obstante, no es el único gran aniversario que se ha celebrado este mes de octubre. Y como de The Beatles ya está todo prácticamente escrito, probablemente al menos por triplicado, vamos a centrarnos en uno de los otros, que tiene mucho de cinematográfico pero también de musical.



Porque el mismo día que celebrábamos ese ‘Love Me Do’, también se cumplían cinco décadas del estreno de una película que iniciaría una saga inagotable: James Bond contra el Dr. No. Efectivamente, el mismo día que The Beatles nos dejaban la cabeza del revés con sus melodías, la productora británica Eon Productions lanzaba el que sería el primer film del agente 007, al que seguirían algo más de una veintena de sucesivas entregas.

¿Que qué tiene James Bond de musical? Es sencillo: ¿quién no tararea automáticamente en su cabeza cuando piensa en la figura o alguna de las cintas del célebre agente secreto? Creado por Ian Fleming para una serie de novelas de intriga, Bond, James Bond está hoy en día tan ligado a la imagen de los diferentes actores que le han encarnado como a la música de sus películas. Y hoy tenemos licencia para repasarla...

La sintonía de James Bond
Tara, tará, tarara... Siete sílabas que seguro que has podido cantar mentalmente a la perfección. El tema principal de James Bond es ya parte intrínseca de nuestra imaginería cinematográfica. Perfectamente reconocible con tan solo un par de compases escuchados, y usado sistemáticamente como epítome del suspense, la intriga y, en fin, el género de espías. ¿Alguien quería alguna muestra del poder de la música?

El James Bond Theme, como se le conoce internacionalmente, fue compuesto por Monty Norman, que es quien lleva cobrando sus royalties desde aquel estreno de 1962, aunque fue John Barry, el gran John Barry, quien lo arregló para su inclusión final en la película. Barry, que luego se encargó de la banda sonora de otras 11 de las cintas de la serie, es por esta razón a quien se le atribuye la autoría del tema. Algo que ha generado polémica en diferentes ocasiones a lo largo de los años.



De hecho, la labor de Barry, en cuanto a este tema concreto, se ha caracterizado por su sana costumbre de realizar variaciones del mismo para cada nueva película de 007 en la que se encontraba a cargo de la música. No obstante, el tema original destaca por esa guitarra surfera que soporta todo el peso de la melodía principal y que fue grabada por Vic Flick, un célebre guitarrista británico que ha colaborado con gigantes como George Martin (en la banda sonora de A Hard Day's Night), Eric Clapton o Jimmy Page. Un riff de surf (en boga en el momento de su composición) que, sin duda, pese a las versiones con que ha sido interpretado a lo largo de las décadas, estará para siempre asociado al Bond de Sean Connery.

Otro tema importante durante buena parte de la filmografía bondiana es el llamado 007 Theme, compuesto por John Barry para la película Desde Rusia con Amor, y que se empleó durante muchos años para acompañar las secuencias de acción de la serie. Hasta que, con Goldfinger, el propio James Bond Theme pasó a ser el motor de éstas. No obstante, muchos fans reclamaban activamente que aquel tema vuelva a las nuevas películas de 007.



Artistas invitados de lujo
En su vertiente musical, no obstante, la auténtica miga de las películas de James Bond desde bien temprano no está tanto en sus temas característicos como en los que participan diferentes artistas invitados para los créditos iniciales de cada una de las entregas.  Es ya toda una tradición, y una por la que muchos músicos darían algo por participar: cantar o componer el tema inicial de cada nueva película puede suponer un empujón a la carrera importante. O, cuando menos, posibilita un grado de exposición brutal tanto del músico como de la película entre sectores determinados (los fans de aquél, vaya).

Esta tradición empezó tan pronto como 1964, con Goldfinger, la tercera película de la saga. En ella, la galesa Shirley Bassey cantaba el tema Goldfinger que produjo nada más y nada menos que el quinto Beatle, es decir, el ya mencionado antes George Martin.  Desde entonces, cada secuencia de créditos de 007 ha tenido un tema compuesto especialmente para la ocasión, interpretado normalmente por artistas de renombre. Por ejemplo, el célebre Live and Let Die de Paul McCartney, producido también por George Martin (cómo no) aparecería en la película homónima del 71 (Vive y deja morir). Y antes, otro galés ilustre, Tom Jones, puso voz al tema inicial de Thunderball (Operación Trueno). Nancy Sinatra lo haría a su vez para Solo se vive dos veces, en 1967.

Shirley Bassey repetiría en un par de ocasiones (Diamantes para la eternidad y Moonraker), y la lista de grandes nombres no ha dejado de crecer en estos 50 años de jamesbond-manía: Duran Duran hicieron el ya mítico A View To Kill para Panorama para matar (como la llamamos aquí en España), y los A-Ha del Take on me se encargaron del tema inicial de Alta Tensión (o The Living Daylights, su título original).

Si con Duran Duran parecía que la canción melódica daba paso a temas más moviditos en las bandas sonoras de James Bond, en los últimos 20 años, además, parece que los productores de 007 se han acercado un poco más todavía al mundo del rock. En el 95, Tina Turner se hizo cargo de GoldenEye, dos años más tarde Sheryl Crowe haría lo propio con El Mañana nunca muere (Tomorrow never dies) y Garbage, nada menos, pusieron música al tema principal de El Mundo nunca es suficiente (The World is not Enough).

Madonna también se subió al carro de James Bond en 2002 con Muere otro día, y dos grandes del rocanrolazo como Chris Cornell (Soundgarden) y Jack White también se pusieron al servicio secreto de su majestad con sendos temas para Casino Royale – el You Know my Name de Cornell – y Quantum of Solace – Another way to die, de White cantando a duo con Alicia Keys. Curiosamente, ambos rompen la tradición de llamar al tema de la misma forma que la película. Lo que no quita para que algunos de sus fans, los de White y los de Cornell, aún no se hayan repuesto de estas inesperadas excursiones bondianas...



La última en acercarse al mundo del agente secreto más famoso del mundo ha sido Adele, que canta el tema principal de la nueva entrega, Skyfall. Lo del rock, pues, parece que ha sido solo algo momentáneo, pero desde luego no el buscar a artistas en la cresta de la ola para continuar una tradición sin la que, tal vez, las películas de Bond no hubieran sido lo mismo.
blog comments powered by Disqus