No es ningún secreto que el stoner rock lleva unos cuantos años pegando fuerte. Sí, como cualquier etiqueta que calzamos a algún sub-género del rock, lo de stoner puede resultar esquivo, pero si pensamos en bandas como Kyuss, Queens of the Stone Age (según el momento), Monster Magnet, Fu Manchu, o aún High on Fire o Electric Wizard (algo más metal, eso sí), es fácil tener claro rápidamente de qué tipo de sonido estamos hablando. Uno, además, que cada vez más y más bandas y jóvenes guitarristas andan persiguiendo. Así que aquí van unos cuantos consejos para lograr un tono stoner del que Josh Homme podría estar orgulloso...
 
Guitarras y pastillas
El primer foco de atención para aproximarse al tono de este tipo de rock, con sus medios tiempos y sus riffs pesados cargaditos de graves, es la guitarra con que pretendes enfrentarte a él. Fíjate en los guitarristas de las bandas que mencionamos y verás que modelos como la Les Paul, la SG o la Explorer son bastante comunes, por su sustain y los medios calentitos que ofrece una madera como la caoba, con lo que ahí ya tienes un buen punto de partida.

Las humbucker suelen ser también las pastillas recomendadas por su facultativo stoner más cercano, aunque no descartaríamos lo que unas buenas P-90, como las de la 2014 Les Paul Melody Maker, pueden aportar en cuanto a cuerpo, ataque y presencia en los medios altos. Con todo y con eso, ten en cuenta que los guitarristas de stoner suelen mostrar cierta afinindad por la pastilla del mástil: muchos de los tonos que escucharás en los grandes discos del género usan y abusan de esta pastilla, así como de los controles de tono de la guitarra.
 
La afinación
Uno de los secretos tras el sonido de muchos de esos riffs que tan esquivo resulta a veces, está en la afinación. Aunque tengas un equipo similar, un estilo de tocar similar, y logres un tono similar, es más que posible que aún haya algo que se te escape. Normal: muchas de estas bandas recurren a afinaciones alternativas, y en especial bastante graves. C (Do) Standard es bastante común, así como Drop C, D Standard o Drop D. Antes de dar demasiadas vueltas, prueba a ajustar tu guitarra esos dos tonos completos hacia abajo (ojo: es probable que necesites revisar su ajuste y el calibre de cuerdas). Verás cómo tus riffs se vuelven más pesados automáticamente, y ganarás en contundencia y pegada sin necesidad de aumentar tus niveles de ganancia o distorsión.
 
Efectos
Ojo precisamente con ésta, la distorsión, porque aunque la guitarra stoner suene pesada y contundente, no siempre se trata única y exclusivamente de subir el control de gain. Lo más que conseguirás será convertir tu sonido en un caos ininteligible. En lugar de eso, prueba a encadenar varios overdrive en cascada con el control de ganancia a niveles comedidos. Ojo con el nivel de ruido que puedes alcanzar, de todos modos: no descartes una puerta de ruido o un buen uso del control de volumen de tu guitarra.
 
Ahora bien, muchos guitarristas de stoner tienen cierta tendencia al uso de fuzz antes que overdrives o distorsiones. Ya sea como base del sonido en sí, o como componente imprescindible en algunos pasajes. A veces, además, el fuzz se usa de forma bastante extrema, ahogando un poco el sonido y buscando ese característico timbre fuzz que parece que nos escupe notas a la cara. Igualmente, el octavador es también bastante popular, tanto para añadir octavas por arriba, como por abajo.
 
Amplificadores
Ya habrás detectado que lo stoner requiere su buena porción de graves. Así que no es de extrañar que muchos de los amplificadores preferidos por los guitarristas de las bandas mencionadas tengan bastante de esto. Orange suele ser una marca recurrente, aunque lo cierto es que cada uno tiene sus propias preferencias. En líneas generales, eso sí, amplis pensados inicialmente para el bajo suelen aparecer bastante entre los equipos habituales de stoner: desde el Marshall SuperBass hasta los Ampeg que durante años ha exprimido Josh Homme al frente de Queens of the Stone Age.
 
Notas e intervalos
Por último, podrás tener el equipo idóneo, pero nunca sonarás stoner del todo si no te empapas de los lugares comunes de este subgénero... ¡Aunque luego sea para olvidarte de ellos y seguir tu propio camino! En cualquier caso, conviene tener claro que buena parte del sonido de guitarra stoner, más allá de efectos, fuzzes y afinaciones, tiene que ver con los intervalos habituales en las composiciones: las segundas son clave, especialmente la segunda menor, así como las terceras menores e, incluso, el célebre tritono (quinta disminuida) hace acto de presencia con relativa frecuencia.
 
Por otro lado, los bendings, lentos, con nota de apoyo, son también parte de la receta, así como cierta querencia por los riffs construidos con drones de cierta inspiración e intención psicodélica o ambiental. Prueba a construir uno con varios tonos de una escala tocados en tándem con una nota estática (pongamos el E - o C - de una sexta cuerda al aire). Reconocerás cierto aire desértico que suena stoner al instante.