USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

Metallica: entre el amor y la decepción

Kiko Jones
|
04.06.2013
Algo que hemos encontrado bastante interesante es como ciertos músicos, al igual que sectores de la prensa especializada y una cantidad de fans de la banda, parecen compartir una especie de desencanto colectivo por Metallica. No obstante muy pocos pueden discutir su liderazgo como una de las bandas más populares de la actualidad en cualquier género.

Ahora bien, hay que preguntarse, ¿fue simplemente el increíble ascenso en popularidad de Metallica lo que llevó a este sentimiento? O realmente ¿se produjo un cambio musical significativo que provocó un desencanto profundo en muchos de los abanderados originales de la banda? 

El cuarteto de la bahía de San Francisco nutrió una creciente base de fans dentro de la comunidad underground del metal y el favor de la crítica con sus cuatro primeros álbumes, 'Kill 'Em All' [Megaforce-1983], 'Ride the Lightning' [Megaforce-1984], 'Master of Puppets' [Elektra-1986], y '...And Justice for All' [Elektra-1988]. 

'Master of Puppets', se considera no solo uno de los álbumes de thrash metal más influyentes y uno de los grandes discos pesados de todos los tiempos. Metallica inicialmente logró vender más de medio millón de copias sin el amparo de la radio o MTV, algo insólito para aquel entonces.

Se podría decir que las raíces del desencanto fueron sembradas en '...And Justice for All' con el lanzamiento de un video clip para promover el sencillo "One", la primera incursión de la banda en estos territorios, lo cual provocó cierta indignación en sectores del underground, quienes tomaron el gesto como uno de comercialización y de alianza con MTV, quienes habían ignorado a la escena thrash. Pero lo que vino después fue descomunal.

Estrenando a Bob Rock como productor, Metallica lanzó su álbum homólogo en 1991. Popularmente conocido como 'The Black Album' ('El Álbum Negro') fue un disco que se elevó a la estratósfera de popularidad y ventas catapultado por cinco sencillos: "Enter Sandman", "The Unforgiven", "Nothing Else Matters", "Wherever I May Roam" y "Sad but True".

Es innegable que un factor crucial en este boom de la banda fue el haberse alejado de manera significativa del thrash de los discos anteriores y el adoptar un sonido más comercial. A partir de entonces, muchos de los seguidores del cuarteto trazaron una línea entre el "viejo" y "nuevo" Metallica con este álbum. Esta división se hizo más predominante con los discos 'Load' [Elektra-1996] y 'ReLoad' [Elektra-1997], cuyo sentir de blues--al estilo Metallica, por supuesto--el baterista Lars Ulrich defendió en la prensa ante el reclamo de un sector significativo de los fans de la banda.

Luego de un silencio discográfico de más de media década, 'St. Anger' [Elektra-2003] mostró un sonido férreo y brutal, alejado de cualquier insinuación de comercialización. Pero una reacción mixta a la producción del disco y la ausencia de solos de guitarra causó una polarización inmediata entre fans y prensa de la cual apenas empieza a recuperarse el álbum. 'St. Anger' fue el último disco de Metallica producido por Bob Rock quien tocó bajo en el álbum a raíz de la salida de Jason Newsted y sus sesiones fueron filmadas para el controversial documental 'Some Kind of Monster'.

El unísono de favorecimiento con que se recibió a 'Death Magnetic' [Warner Bros-2008], se debió en gran parte a un retorno al estilo tradicional de la banda, pero fueron muchos quienes se quejaron de que las mezclas finales evidenciaban ruido producto de un afán de lograr el más alto nivel de volumen posible para las canciones.
 
'Death Magnetic' fue producido por Rick Rubin. Y después vino  'Lulu' [Warner Bros-2011], la colaboración con Lou Reed que es probablemente el más controversial y cuestionado disco de rock en lo que va del siglo 21.
No importa su opinión acerca de la discografía de Metallica, hay que admitir que la banda nunca le ha temido salirse de su confort musical y explorar diferentes vertientes, independientemente de cuál pudiese ser el resultado. Y a final de cuentas, esa es la marca de un verdadero artista.

Foto: Sitio Oficial
blog comments powered by Disqus