Llega un momento en la vida de todo guitarrista, en el que cada poro de nuestro ser ansía y necesita hacerse con una Les Paul. No en vano es uno de los instrumentos del rock por excelencia, exhibiendo un sonido tan característico y al mismo tiempo versátil. Una Les Paul es una obligación en el arsenal guitarrístico de cualquiera, pero... ¿cuál elegir?
 
No nos vamos a engañar, es cierto que nuestra oferta guitarrera puede ser abrumadora cuando uno decide nadar entre todos los diferentes modelos de Les Paul intentando decidir cuál es el que más le conviene. Sí, es maravilloso tener decenas de opciones entre las que elegir, pero tampoco viene mal una ayudita. El primer consejo, como siempre, es que pruebes todas las que puedas. Porque modelos y características aparte, nada supera la sensación que te transmitirá esa Les Paul hecha exclusivamente para ti, por algún tipo de azar cósmico, y que solo sentirás si te permites realizar tu búsqueda con calma. Dicho lo cual, tampoco está demás comenzar tu misión con los deberes hechos. Y ya que en lo primero no podemos ayudarte, en este apartado sí estamos en disposición de echarte un cable. Por lo que vamos a repasar las diferentes características de los modelos principales, para que al menos puedas realizar un primer filtrado en función de tu lista de necesidades. ¡Allá vamos!
 
Les Paul Standard
Es el buque insignia y la guitarra que, de algún modo u otro, forjó la leyenda de Gibson... ¡y de un buen puñado de grandes artistas por el camino! No obstante, el modelo actual tiene algunas mejoras con respecto a versiones más clásicas. Para empezar, monta pastillas Burstbucker Pro 1 y 2, una revisión de las tradicionales PAF, que además pueden usarse como humbucker o single coils mediante la opción push/pull de los controles de volumen, y eliminando ruidos en la posición media del selector de pastillas. Más opciones en la electrónica incluyen modo “phase reverse” levantando el pote de tono de la pastilla del mástil para obtener sonidos fuera de fase, y el innovador Pure Bypass haciendo lo propio en la del puente, para que tu señal se salte los controles de tono y volumen y salga disparada por el jack con más nivel y mayor claridad. Definitivamente, un nuevo estándar en versatilidad.
 
El cuerpo con cámaras, y el nuevo perfil del mástil SlimTaper aseguran además comodidad en todos los aspectos, y la amplia gama de acabados, que podrás encontrar la Standard más adecuada estéticamente. Pero si lo que buscas es un sabor más tradicional, siempre tendrás a tu disposición los modelos Reissue de la fantabulosa Gibson Custom shop, auténticas recreaciones respetando escrupulosamente las especificaciones de las Les Paul Standard de diferentes épocas. O las versiones Signature, como la Eric Clapton 1960 Les Paul o la Gary Moore Les Paul Standard, por ejemplo, que incorporan a aquéllas las modificaciones de guitarristas legendarios.
 
Les Paul Traditional
Otra opción para los que buscan la “Les Paul de siempre” es la Traditional. Basada completamente en las especificaciones de los años 50, incorpora pastillas Gibson 57 Classic Plus, realizadas a imagen y semejanza de las veneradas PAF, tapa de arce y cuerpo de caoba sin aligerar peso, perfil del mástil años 50, afinadores Tone-Pro estilo vintage... Y todo el sonido clasicazo de un instrumento que es pura historia del rock&roll.
 
Les Paul Tribute
Siguiendo con la mirada puesta en la herencia Gibson, la serie Tribute es al mismo tiempo fruto de la nostalgia y la innovación. Cada una de las guitarras de esta serie captura la esencia de una época, los años 50, los 60 y los 70: pastillas P90, Burstbuckers o Dirty Fingers, perfiles de mástil adecuados a cada década... Pero con una enorme novedad: la incorporación del nuevo sistema de afinación Min-ETune, que permite que la guitarra se afine ella solita con la afinación que queramos... ¡al instante! Respeto por la tradición y mirada al futuro en un mismo instrumento. ¡Yeah!
 
Les Paul Studio
Producida por primera vez en 1983, siempre se la ha considerado como la Les Paul más asequible. Lo que no quiere decir que ofrezca menos posibilidades, o un sonido de segunda categoría. ¡Ni mucho menos! Con un cuerpo ligeramente más estrecho, y menos fruslerías en su estética, la Studio es más económica pero ofrece todo lo bueno que debe ofrecer una Les Paul: tapa de arce y cuerpo de caoba, pastillas humbucker 490R y 498T, perfil del mástil años 60, puente Tune-o-matic, clavijas tipo vintage TonePros... ¡y también incorpora el sistema Min-ETune. Una opción adecuada para cualquier que busque el tono Les Paul, independientemente del tamaño de su bolsillo.
 
Les Paul Custom
¡Ay, la Black Beauty! Conocida así por su lujurioso acabado en negro, pero también llamada Fretless Wonder por sus trastes reducidos, la Les Paul Custom siempre ha sido una versión de lujo de la Standard que ha atrapado tanto por su estética como por su increíble sonido a cientos de guitarristas. Para hacerse con un modelo clásico, hay que recurrir a la Gibson Custom Shop, mientras que la Les Paul Custom Lite, más asequible, es una nueva interpretación de este instrumento inmortal. Cuerpo de caoba, tapa de arce, mástil años 60, humbuckers 490R y 498T, clavijeros Grover bañados en oro... ¿Cómo no desearla?
 
Les Paul Junior
Y, por último, la benjamina de la casa, la Les Paul Junior, pese a su concepción como una versión “reducida” de la clásica Les Paul, ha conseguido afianzarse a lo largo de los años como un modelo de pleno derecho, con sus fieles seguidores como Billie Joe Armstrong, de Green Day, que tiene incluso su propio modelo signature. Con su liviano cuerpo de caoba, y su única pastilla P90, la Les Paul Jr.  trata de un modelo sencillo y directo, listo para rockear sin demasiados aspavientos, pero que lleva décadas demostrando su poderoso sonido y su versatilidad en incontables ocasiones, en escenarios de todo el mundo, y en cientos de discos. Incluye perfil de mástil SlimTaper, rápido, cómodo, y un precio irresistible. No hay excusas: ¿tienes ya la tuya?