USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

Palancas de vibrato: guía de supervivencia

Raúl Barrantes
|
22.07.2014
Muchos guitarristas somos culpables de dar por sentado algunos aspectos de nuestras guitarras, y no dedicar demasiado pensamiento a sus cómos o sus porqués. Nos pasa, dependiendo del grado de enfermedad tonal de cada uno, con elementos que van desde la cejuela, a los componentes electrónicos bajo los potes, la madera del diapasón o, incluso, las cuerdas o las pastillas... Seguramente para fortuna del que les preste la atención justa, porque significará eso que probablemente dedique más tiempo a tocar que a pensar en si éste o aquél material hará que sonemos un poquito mejor.
 
Sin embargo, la palanca de vibrato no es exactamente uno de ellos. Algo tendrá que ver, imaginamos, que se trate precisamente de un elemento que, de alguna forma, está siempre ahí, en medio, y al que hay que dedicarle un algo de pensamiento aunque solo sea para pasar por encima de él. El caso es que, en fin, cuando de palancas de vibrato va la cosa, lo normal es que seamos bastante conscientes de cuál monta nuestra guitarra, si es que lo hace, y para qué. Casi antes que cualquier otra característica en una guitarra, el vibrato es de los primeros que requerimos o descartamos cuando nos hacemos con un nuevo instrumento.
 

Bigsby


Es, en cualquier, un accesorio responsable de algunos de los grandes sonidos de la guitarra. Pero, desde luego, no es para todo el mundo. Y no todos los modelos que podemos encontrar de palanca de vibrato ofrecen, igualmente, las mismas características. Elegir entre unos y otros se convierte, por tanto, en una importante decisión. A la que, como siempre, queremos aportar nuestro granito de arena: en esta ocasión, con una pequeña guía de los vibratos más comunes que encontrarás en nuestras guitarras.
 
Son principalmente tres, denominados según el poseedor de la patente correspondiente: Bigsby, Maestro y Gibson.
 
Bigsby
Aunque la primera palanca de vibrato se diseñó concretamente para lap steels (invención de Doc Kauffmann 1935), el que ideara Paul Bigsby algunos más tarde fue el primero en convertirse en todo un estándar. Bigsby venía usando prototipos en las guitarras que construía para Merle Travis y otros músicos a principios de los 50. Como los otros dos tipos de vibrato que vamos a ver, el de Bigsby presenta como principal diferencia con otros sistemas famosos su montaje sobre el cuerpo de la guitarra. Es decir, sin tener que atravesar éste y, por tanto, pudiendo instalarse o desinstalarse sin mayores cirugías.
 
En el caso del Bigsby, la unidad sustituye al propio puente de la guitarra, y emplea un brazo con muelles para girar una barra cilíndrica en el cordal y así variar la tensión de las cuerdas y, por tanto, su afinación. Como curiosidad, Paul Bigsby adoraba las motocicletas y los coches hot rod tanto como las guitarras. ¿Por qué es esto importante? Pues porque los primeros Bigsby empleaban muelles de Harley-Davidson, los únicos que su creador conocía con la resistencia suficiente para devolver las cuerdas a su tensión original.
 
Maestro

Maestro


Los conocerás por haberlos visto montados sobre todo en diferentes encarnaciones de la Gibson SG. De hecho, el vibrato Maestro era una opción de fábrica en éstas en los años 60. Su diseño se basa en un puente con rodamientos, y aunque su diseño no permite una acción tan amplia como la de un Bigsby, lo cierto es que se trata de un sistema de vibrato con mucho tirón entre quienes tradicionalmente han buscado un look eminentemente vintage. Siempre han tendido a ser algo menos estables que los Bigsby o los Gibson Vibrola, con lo que se entiende que lo suyo sea casi más una cuestión de estética que de uso intenso sobre el escenario. Eso sí, sus problemas se han ido depurando en las unidades más recientes.
 
Gibson Vibrola
Orgulloso sucesor del vibrato tipo Maestro, la Gibson Vibrola ha pasado ya por varias generaciones. Apareció por primera vez en 1962 en algunas SG, y en lugar de moverse de arriba a abajo, como la mayoría de vibratos, la Vibrola lo hace de lado a lado para variar la tensión. Al principio presentaba problemas de afinación similares a los del Maestro, pero ya con la versión de 1963, la Gibson Deluxe Vibrola, con una acción arriba y abajo tipo Bigsby, éstos se solucionaron. Tras esto, ha aparecido en muchos modelos, viniendo de serie, por ejemplo, en la Flying V del 67.
 
blog comments powered by Disqus