Kim Gordon


En un mundo que tradicionalmente ha tenido un algo de superabundancia de testosterona, el del rock, el ver a una mujer sobre un escenario siempre ha sido algo especialmente emocionante. En muchos sentidos, y no siempre necesariamente en el más obvio. Y aunque hoy en día, afortunadamente, lo de que esto es un mundo de hombres está más que superado, lo cierto es que hay un instrumento que aún sigue casando especialmente en las manos de una mujer: el bajo.
 
Así que hoy rendimos homenaje a nuestras bajistas de rock favoritas. Puede que no estén todas las mejores, aunque sin duda sí unas cuantas que sí lo son, pero todas tienen un algo especial: ya sea su importancia rompiendo moldes, su indiscutible calidad técnica y talento o una simple presencia escénica que a nosotros, músicos con cromosoma Y,  nos deja un poco atontolinados. Qué le vamos hacer, somos así...
 
 
Enid Williams (Girlschool)
Mujeres y heavy metal. ¡Tremenda combinación! En este caso, Enid fue una de las pioneras en este género, junto con sus compañeras de Girlschool, una banda solo de chicas formada en 1978 e incrustada de lleno en lo que se llamó New Wave of British Heavy Metal. Sí, ese movimiento (o quizás tan solo etiqueta) del que surgieron bandas como Iron Maiden o Motörhead, a los que se les considera precursores del asunto. Y, hey, tal vez Enid no sea la bajista más conocida (tampoco su banda, al menos en lugares como España), pero ahí siguen, más de tres décadas después, al pie del cañón: la banda femenina con una trayectoria más larga.
 
Share Pedersen (Vixen)
Otra que tal baila, Share Pedersen fue la bajista de la banda de hard rock Vixen, formada también íntegramente por mujeres. Y, por si fuera poco, cuando abandonó el grupo en 1991, formó el super-grupo Contraband, donde militaron brevemente (un disco les duró el invento...) nombres como Michael Schenker o Tracii Guns.
 
Jackie Fox (The Runaways)
Ay, méritos parecidos tenemos que darle a Jackie Fox y a sus compañeras en The Runaways, probablemente el grupo de rock íntegramente femenino más conocido. Su estancia en la banda fue corta (entre 1975 y 1977), como lo fue la trayectoria de la propia formación. Pero hicieron tantas cosas bien y abrieron tantas puertas, que, demonios, cómo no va a estar en esta lista.
 
Sean Yseult (White Zombie)
Venga, reconozcámoslo: todos nos quedamos prendados de esa bajista que acompañaba a Rob Zombie en los hipnotizantes vídeos de White Zombie. Y más cuando la vimos, de carne y hueso, sobre un escenario. Resulta que Sean era, además, co-fundadora de la banda (ella y Rob fueron pareja en los inicios), y dejó su impronta en el sonido de la banda, y las que se vieron influidas por ella.
 
Kim Deal (Pixies, The Breeders)
¿Qué sería de los Pixies sin Kim Deal al bajo? Ella fue uno de los miembros fundadores de la que sin duda es una de las bandas de rock alternativo más importantes e influyentes de la historia. Y sus líneas de bajo aportaban el corazón a temas que para muchos son ya clásicos (por no hablar de sus aportaciones vocales). Bueno, pues aunque parezca mentira, algo que ningún aficionado a la banda podría haber esperado jamás, en los últimos tiempos estamos viendo cómo sería la cosa... Personalmente, nos quedamos sin duda como Kim. Deal.
 
Kim Gordon (Sonic Youth)
Otra Kim, y otro pilar indiscutible del sonido alternativo. Al frente de Sonic Youth junto con Thurston Moore (la que parecía una pareja eterna... ¡pues no!), se convirtió en una de las influencias principales en la música underground de los 80, dando génesis a lo que luego sería el rock alternativo. También publica material en solitario y es, además, un artista plástica consolidada.
 
Tina Weymouth (Talking Heads)
Co-fundadora de Talking Heads junto al resto de sospechosos habituales, Chris Frantz (su marido desde 1977...) y David Byrne a la cabeza, Tina sentó muchas de las bases de cómo tenía que sonar esa banda que hacía lo que no hacía nadie en el New York City de mediados de los 70. Años después hizo lo propio como bajista de Tom Tom Club, e incluso ha colaborado con Damon Albarn en Gorillaz o co-producido a bandas como Happy Mondays.
 
Suzie Quatro
Y mientras el resto de mujeres estaban planteándose si subirse o no a un escenario, o si en el mundo del rock había realmente lugar para ellas, Suzie Quatro estaba demostrando que efectivamente así era desde hacía unos cuantos años. Músico precoz (a los siete u ocho años, según fuentes, ya tocaba percusiones para la banda de jazz de su padre), desde comenzó su carrera en 1964, pero fue durante los años 70 cuando encadenó un buen puñado de éxitos, y abrió definitivamente la brecha para que las mujeres demostraran que sabían darle al rock tan bien, o mejor, que los hombres. Una auténtica precursora de  la mujer en el rock, sin duda.
 
Tal Wilkendfeld (Jeff Beck)
Vale, esta inconmensurable bajista está más orientada al jazz que al rock. Pero como se ha vuelto, a sus apenas 27 añitos, indispensable para un gigante como Jeff Beck, al que nadie le va a negar que tiene un pie bien metido en el mundo del rock, a nosotros nos vale y nos la traemos a nuestro terreno. Es que... ¿la has visto tocar? Es, seguramente, uno de los mayores talentos que han aparecido en el mundo de la música en época reciente. Coronaría esta lista (y puede que muchas, muchas otras) si no fuera por...
 
Carol Kaye
Y es que hay que darle al César lo que es del César. A sus 78 años, Carol Kaye ostenta el título de ser la bajista más escuchada de la historia. Con 55 años de carrera como músico de sesión, se estima que ha podido participar en nada menos que 10.000 sesiones de grabación. Suyo es el bajo de temas míticos como La Bamba, o de buena parte de los clásicos de los Beach Boys, como Help Me, Rhonda, California Girls, Sloop John B... Ha trabajado con tanta gente, que podríamos estar días recitando nombres de los que quinta el hipo. Puede que sea, no ya la mujer bajista más importante de la historia del rock, sino “el” bajista más importante, directamente. Carol Kaye. ¡Y tú preguntándote quién era!