Para quienes asumen la púa como una condición indispensable para tocar la guitarra, hay pocas cosas que despierten más admiración que ver a un guitarrista haciendo maravillas única y exclusivamente con sus dedos. El finger-style, que dicen en el idioma de Shakespeare, es hoy en día – casi – una rara avis en el mundo de la guitarra eléctrica. Pero quienes deciden tocar simplemente con los dedos, tienen a su alcance técnicas y sonidos difícilmente obtenibles con una púa. Hoy toca rendir homenaje a algunos de los grandes guitarristas finger-style de la historia de las seis cuerdas, sin ningún orden en particular. ¿Preparados?
 
Merle Travis
Empezamos con todo un pionero, oriundo de Kentucky y toda una leyenda del country & western. Con una Gibson Super 400 dejó su impronta en el mundo de la música, influyendo a guitarristas de todo calibre, desde Chet Atkins a Scotty Moore o Earl Hooker. Su estilo incorporaba elementos de ragtime, blues o jazz, y por él se bautizó a una técnica concreta de finger-style: el Travis Picking.
 
Robert Johnson
Otro clásico, en este caso del blues. Nunca sabremos si en su supuesto pacto con el diablo había una cláusula específica referida a su habilidad con los dedos... Probablemente sí, porque el bueno de Robert tenía que saber que sería condición indispensable para lograr ese supuesto objeto del contrato diabólico: ser el mejor guitarrista de blues. En cualquier caso, y aunque solo tenemos sus escasas grabaciones para imaginarnos cómo debía ser su técnica de finger-style, siempre tendrá tendrá como aval aquel comentario de Keith Richards cuando le escuchó por primera vez: “hay más de un tipo tocando ahí, ¿no?”.
 
Dereck Trucks
Saltamos en el tiempo para fijarnos en un blues-man mucho más reciente. Contemporáneo nuestro, vaya. Demonios, si hasta es mucho más joven que muchos de los que hacemos esta web... Dereck Trucks fue un joven prodigio de la guitarra, y a día de hoy es uno de los nuevos talentos del blues completamente consolidado. Probablemente su inclinación por tocar solo con los dedos proviene de su afición al slide, con el que empezó a tocar la guitarra para superar las dificultades que tener 11 años (cuando dio su primer concierto) y las manos pequeñas le imponían.
 
Robby Krieger
Algo más talludito que Trucks está Robby Krieger, al que todos asociamos sin apenas pestañear con The Doors, pero que no muchos tienen claro que tocaba con los dedos. Cuánto influyó esto en el sonido y el éxito de la banda liderada por Jim Morrison solo puede constatarse si uno escucha atentamente sus discos y las partes de un héroe de las seis cuerdas probablemente infravalorado, pero con una habilidad exquisita y una visión ecléctica que sin duda contribuyeron enormemente a que The Doors se convirtiera en la banda que fue.
 
Mark Knopfler
Aún hoy, algunos se sorprenden cuando ver a Mark Knopfler tocar alguno de los clásicos de Dire Straits (ya sea en vivo o en algún videoclip), y se topan con que el de Glasgow toca con los dedos. Los más experimentados reconocerán este hecho escuchando tan solo algunas de las técnicas que Knopfler emplea, muy influido por el country. Algo que se nota de cabo a rabo en un tema tan clásico de Dire Straits como Sultangs of Swing, sin ir más lejos.
 
Lindsey Buckingham (Fleetwood Mac)
Otro guitarrista de rock clásico que prefiere usar los dedos. Aunque él mismo confiesa que a veces elige una púa, especialmente en el estudio cuando busca algún sonido determinado, Buckingham, al frente de Fleetwood Mac, primero, y en solitario más tarde, siempre ha sido ante todo un finger-picker. “Realmente no es una elección”, explicó en una entrevista a la revista Guitar World. “Empecé a tocar muy joven, y la gente que escuchaba tocaba con los dedos”. Entre sus héroes a imitar, Scotty Moore y Chet Atkins. El finger-style era inevitable.
 
Albert King
Sí, éste es otro Top en el que Albert King tiene un lugar de honor. Además de ser uno de los tres reyes de la guitarra de blues, el legendario guitarrista, siempre pegado a su Flying V, no solo la tocaba al revés, sino que empleaba solo los dedos para sacarle todo su jugo y escribir unas cuantas páginas de la historia del blues.
 
Tommy Emmanuel
Influenciado por guitarristas de la talla de Django Reinhardt, Merle Travis o Chet Atkins, del que se afirma es  sucesor directo como finger-picker, este australiano lleva desde los 6 años actuando como músico profesional. Y quienes hemos estado en alguno de sus conciertos, podemos constatar que su habilidad con los dedos es inconmensurable. Lo suyo es un torbellino de talento y energía en cada actuación. Y no solo es que toque exclusivamente con los dedos (¡y de qué forma!), sino que, además, es muy dado a usar la guitarra como instrumento de percusión, e incorporar muchos elementos percusivos en su técnica puramente guitarrística. Si no lo conoces, o no has tenido la ocasión de verle en directo, no dejes pasar la siguiente que se ponga a tiro. ¡No lo lamentarás!
 
Chet Atkins
No solo consta como el finger-picker que más ha influido en sus contemporáneos y en un buen puñado de generaciones posteriores. Chet Atkins es, además, el guitarrista más laureado de entre los que tocan con sus dedos. A lo largo de su carrera, el legendario guitarrista de country recibió 14 premios Grammy, un Grammy a la labor de toda una vida, ganó nueve veces como Instrumentista del Año en los premios de la Country Music Association americana, y ha sido incluido tanto en el Rock & Roll Hall of Fame como en el Country Music Hall of Fame. Inspirado por guitarristas como Django Reinhardt, Les Paul o el propio Merle Travis, suele decirse que junto con éste último, “enseñó a America cómo tocar con los dedos”.
 
Jeff Beck
Pero si hay un músico todavía entre nosotros que convierte no solo el tocar con los dedos en algo de otro mundo, sino, directamente, tocar la guitarra en algo completamente mágico, ése es Jeff Beck. Si te encuentras en el espectro más rockero de las seis cuerdas y necesitas un buen ejemplo de cómo tocando con los dedos puede conseguirse un tono tan potente como esa púa de la que no puedes despegarte, ése es Jeff Beck. ¡Y eso es solo una fracción de lo que puede aprenderse viendo y escuchando a uno de los guitarristas vivos más importantes de la historia!