Freda Kelly trabajó durante 11 años como secretaria de la banda de Liverpool, desde el inicio y compartiendo muchos momentos históricos de los ‘Fab Four’.

Y en la próxima edición del SXSW ‘Good Ol’ Freda’ debutará como el documental que cuenta las vivencias de esta mujer que conoce muchos secretos del grupo.

Sin embargo y a pesar de las múltiples ofertas para escribir libros o participar en otros documentales, Kelly rehusó y tan solo ahora reconsideró la idea con un solo objetivo, dejar un testimonio fílmico para su nieto que recién tiene dos años y de quien desea que conozca la historia de su abuela de una forma original y verídica.

A lo largo de su tiempo con The Beatles, no solo asistió a los integrantes de la banda en diferentes tareas sino que logró una gran colección de objetos originales y autografiados pues coordinaba el club oficial de fans.

El proyecto fue liderado por Ryan White quien inició una campaña de financiación en línea en la que recaudó 58 mil dólares a través de 660 donantes para la producción del mismo. Ryan no solo logró el valioso testimonio de Kelly sino que esta semana también recibiera la autorización por parte de la editora Sony/ATV Publishing y Apple Corps para utilizar cuatro canciones que fueran incluidas en el documental. Un hecho inusual, pues los derechos de las canciones no solamente son muy costosos sino que requieren la autorización de Sony, Paul McCartney, George Harrison y quienes controlan los derechos musicales de John Lennon y George Harrison.

Por ejemplo, la serie de televisión Mad Men pudo utilizar un fragmento de la canción “Tomorrow Never Knows” por un costo cercano a los 250 mil dólares.

“Freda no está interesada en el dinero, es un asunto más emocional y porque quiere dejar un legado a su nieto. Ella fue la encargada de cerrar las oficinas de los Beatles y se quedó con objetos únicos, posters, cartas, documentos de los que nunca ha buscado un beneficio económico. Lo hubiese podido hacer pero ella tiene un compromiso de lealtad con todos quienes hicieron parte de los Beatles.

Claramente el hecho de la sesión de los derechos para las canciones indica un alto grado de respeto y gratitud por parte de los Beatles hacia ella”, dijo White.