La semana anterior familiares y amigos del fallecido cantante, entre ellos Joanne Cash Yates y Tommy Cash, asistieron en Nashville a un tour privado del primer y único museo autorizado en el mundo con una extensa colección de elementos que pertenecieron a Cash y su esposa June Carter-Cash.

Y así se hizo oficial la apertura del Johnny Cash Museum que busca preservar y mantener su legado musical, artístico y cultural en un local ubicado en el corazón de la ciudad conocida como ‘Music City’ con cerca de 18 mil pies cuadrados, estaciones interactivas y un auditorio con capacidad para 250 espectadores.

Este proyecto tuvo un costo aproximado de 7 millones de dólares, con fondos de inversionistas privados y donantes, además de un apoyo total por parte de la familia Cash que se encargo de ceder muchos objetos y recuerdos de su colección personal. 
Uno de los momentos más emotivos fue cuando la hija de Cash, Cathy, vio por primera vez el certificado de matrimonio exhibido en una de las paredes. 

“Quería agradecerles y preguntarles qué pensaban de la colección de objetos, pero la verdad no paraban de llorar. Ha sido un encuentro demasiado emotivo y especial”, comentó Bill Miller, dueño del museo y poseedor de una amplia lista de objetos del cantautor y quien decidió hacerla pública para compartirla con los fans de Cash. 
El museo espera recibir 150 mil visitantes por año. El boleto para ingresar tiene un costo de 13 dólares.

Para más información: www.johnnycashmuseum.net