USA: 1-800-4GIBSON
Europe: 00+8004GIBSON1
GibsonProductsStoreNews-LifestyleLessonsCommunity24/7 Support
Noticias y Reportajes
Síguenos en
Compartir

Lo nuevo de Omar Rodríguez López: Bosnian Rainbows

Raúl Barrantes
|
21.06.2013
Arrancan los primeros acordes de “Eli”, el primer tema del disco debut de la nueva banda de Omar Rodríguez López, Bosnian Rainbows, y uno no puede remediar ponerse en alerta... ¡Algo ha cambiado! Echas un vistazo a los integrantes de la formación, con el propio Omar y Teri Gender-Bender (vocalista aquí y de Le Bucherettes) al frente, y la sensación se refuerza.
 
No hay guitarras furiosas, no hay ritmo desbocado, ni ese trabalenguas sonoro que todos hemos aprendido a amar con The Mars Volta. La cosa empieza tranquila, sostenida, con Teri cantando con autoridad pero suavidad al mismo tiempo, y los instrumentos circulando en una atmósfera que rápidamente descubrimos seductora. Mucho.
 
Cuando salta “Worthless”, el segundo corte del disco homónimo de la banda, nos damos cuenta de que, efectivamente, estamos en nuevo territorio. Tras el hiato y posterior disolución definitiva de The Mars Volta, Omar Rodríguez López no se ha cansado de repetir que necesitaba un cambio, especialmente en su obsesión declarada por controlarlo todo: “No quiero ser un dictador toda mi vida”. Y lo que iba a ser el Omar Rodríguez López Group, ha terminado mutando en algo mucho más colaborativo, integrado por el propio Omar, el ex baterista de The Mars Volta, Deantoni Parks, la ya mencionada Teri Gender (nacida Teresa Suarez, de la que somos fans devotos por aquí) y el teclista Nicci Kasper. Una banda, y no solo por el número de sus miembros.
 
Teri, bien conocida por su posición al frente del grupo de garaje punk Le Butcherettes, una cantante capaz de acariciar con la voz o convertirse en todo un torbellino imponente, célebre también por no dejarse avasallar precisamente, comparte primer plano con Omar. El fruto es este Bosnian Rainbows, en el que el ex Mars Volta se nos aparece mucho más controlado: tenemos canciones por debajo de los cuatro minutos (o superándolos bien poquito, por lo general), mucho más directas, más dominadas por la melodía, más atmosféricas en algunos momentos... como en “I Cry for You”. Teri también se decanta más por su lado más amable, sin descartar momentos de autoridad vocal que ponen los pelos de punta. 
 
No nos engañemos, esto sigue siendo rock progresivo. Tal vez más amigable, sin duda más proclive a la intensidad melódica, y rebajando algunos octanos la exhibición instrumental (“Mother, Father, Set Us Free” arranca con bastante economía de elementos, por ejemplo). Como un prog rock que te tiende la mano. Pero hay más cosas añadidas a la receta. Por momentos las guitarras ceden espacio a los sintetizadores, aunque estos reclamen con fuerza su primer plano en último término (una dicotomía que se aprecia muy bien en temas como “Always on The Run”, por ejemplo). La experimentación con la estructura sigue estando ahí. La composición concienzuda muestra sus cartas cuando huye de elecciones convencionales. 
 
Y, no obstante, o precisamente por ello, todo entra como un bálsamo. El disco se devora con ansia contenida, calmando una sed que no sabías que existía, mientras la voz de Teri seduce y atrapa, las guitarras te llevan en volandas, y cada canción se convierte en un pequeño viaje por los recovecos creativos de un músico excepcional y una vocalista que te acaricia con un guante de terciopelo forjado en hierro. Podemos equivocarnos, pero todo apunta a que Bosnian Rainbows están aquí para quedarse. Mucho tiempo. Por favor.
blog comments powered by Disqus