Dejado por muerto por la industria discográfica por aquel entonces luego de que fuera despedido por Black Sabbath a raíz de la salida de 'Never Say Die' [Warner Bros-1979], Ozzy Osbourne revitalizó su carrera con dos álbumes monumentales: 'Blizzard of Ozz' [Jet-1980] y 'Diary of a Madman' [Jet-1981], los cuales contó con la guitarra incendiaria del gran Randy Rhoads.

Pero luego de la trágica muerte de Rhoads, Ozzy hizo a un lado sus planes de lanzar un álbum en vivo con Rhoads - el cual salió cinco años después bajo el título de 'Tribute' [Epic-1987] - y preparó uno con clásicos de Black Sabbath, titulado 'Speak of the Devil' [Jet-1982].  

Acompañado por Brad Gillis en la guitarra (quién luego formara parte de Night Ranger), Rudy Sarzo en el bajo (más tarde de Quiet Riot y Whitesnake) y Tommy Aldridge en la batería - estos dos últimos habían sido la sección rítmica de la gira de apoyo para 'Diary of a Madman'- Ozzy grabó el álbum durante dos noches de septiembre 1982 en el icónico The Ritz de la ciudad de Nueva York.

Gillis fue el héroe de la aventura al aprenderse una cantidad significativa de canciones de Black Sabbath y balancear su interpretación dándoles un toque propio sin dejar de lado la esencia de Tony Iommi en los temas. Esto contribuyó a que 'Speak of the Devil' sobrepasará en ventas a 'Live Evil' [Warner Bros-1982], el primer álbum en vivo oficial de Black Sabbath y que fue lanzado un mes después de 'Speak of the Devil'.

Lamentablemente, 'Speak of the Devil' fue sacado de circulación norteamericana en abril del 2002, aunque se encuentra disponible en Japón y otros mercados.